Ahora se devela las “PRÁCTICAS HERÉTICAS” de los TEMPLARIOS por las que fueron exterminados 4.5/5 (2)

El recientemente descubierto Pergamino de Chinon de la Biblioteca del Vaticano en el año 2001 ha traído parte de redención de la Orden del Temple. No se descarta sus actividades “heréticas”, que eran de naturaleza completamente gnóstica  y de influencias juanistas y sufíes, mas eso les exime de estos “crímenes” por los que les exterminaron.

La historia del pergamino
Jacques de Molay, el último Gran Maestre de la Orden del Temple.

Jacques de Molay, el último Gran Maestre de la Orden del Temple.

Cuando el papa Clemente V convocó a muchos de los caballeros acusados ​​del Temple a su residencia en Poitiers, Francia para determinar la veracidad de las alegaciones heréticas contra ellos, algunos de los caballeros de más alto rango, entre ellos el Gran Maestro Jacques de Molay, fueron desviados a Chinon, donde se reunieron ante tres cardenales.

Su posterior reunión en Chinon  (incluidas las confesiones de los Caballeros y una absolución resultante de sus crímenes por la Iglesia) comprenden el texto del Pergamino de Chinon.

El Pergamino de Chinon es explícito en la revelación de que De Molay y el alto oficial del Temple fueron cuestionados por los cardenales a los que confesaron los cargos heréticos contra ellos, incluyendo la sodomía, la denuncia de Jesús, besos ilícitos, pisotear y escupir en la cruz, además adorar ídolos.

Estractos del pergamino:

“Cuando él (de Molay) se le preguntó si había confesado a estos [acusaciones heréticas] debido a una solicitud, recompensa, reconocimiento, favor, el miedo, el odio o la persuasión por otra persona, o el uso de la fuerza, o temor de tortura inminente, respondió que él no lo hizo. Cuando se le preguntó si, después de haber sido detenido, sometido a interrogatorio y tortura, respondió que él no lo hizo.
” Después de esto, nosotros (los cardenales) llegó a la conclusión de extender merced de indultos de estos actos ante el hermano Jacques de Molay, Gran Maestro de la mencionada Orden, que en la forma y manera que se ha descrito anteriormente había denunciado en nuestra presencia el descrito y cualquier otra herejía, y juró en persona el Santo Evangelio del Señor, y humildemente pidió merced de perdón [de la excomunión ], devolviéndole a la unidad con la Iglesia y su reincorporación a la comunión de los fieles y de los sacramentos de la Iglesia. “

~ pergamino de Chinon de fecha 17-20 de agosto de, 1308

La historia de los Ritos “heréticos” de los templarios

Las actividades denominadas “heréticas” que los más altos templarios habían confesado son fácilmente reconocidas como prácticas gnósticas comunes que han sido utilizados por muchas sectas gnósticas del oriente desde hace milenios.

La leyenda cuenta que mientras que en la Tierra Santa los templarios fueron iniciados en los ritos esotéricos y las enseñanzas de algunas de estas sectas gnósticas, incluyendo los gnósticos juanistas que habían descendido de Juan el Bautista y los gnósticos sufíes que fueron reconocidos como algunos de los grandes  alquimistas de su tiempo.

"La cuadratura del círculo", Atalanta fugiens, XXI emblema de Michael Maier, 1618

“La cuadratura del círculo”, Atalanta fugiens, XXI emblema de Michael Maier, 1618

El manuscrito ilustración (c. 1350) alude a la acusación de "besos obscenos" en la base de la columna vertebral.

El manuscrito ilustración (c. 1350) alude a la acusación de “besos obscenos” en la base de la columna vertebral.

Por lo tanto, los ritos que llevaron a la caída de los templarios fueron sólo herético desde la perspectiva de los que no estaban iniciados en el camino gnóstico-alquímico. Por ejemplo, la práctica de “herética” de besar a lugares estratégicos en el cuerpo empleado por los templarios durante su rito de iniciación se basa en un antiguo rito de yoga y alquímico que se había observado en el este para las edades.

A través de besar o tocar las regiones por debajo del ombligo y en la base de la columna vertebral que era conocido por los yoguis y los gnósticos que un maestro o gurú podrían despertar la fuerza alquímica de Kundalini en su sede corporal. Los besos en la boca infames atribuido a los templarios iniciadores fueron diseñados de manera similar para ayudar a la activación de Kundalini.

Los otros ritos “heréticos” atribuidos a los Templarios poseían también un antiguo linaje gnóstico. La práctica de los templarios de pisotear y escupir en las representaciones de la Cruz fue empleado por los caballeros, ya que había sido utilizado en algunos de sus predecesores gnósticos anteriores como instrumento de tortura y muerte. La denuncia de los templarios de Jesús como su Salvador se debe a la herencia que recibieron del juanista gnósticos, que desde hace dos mil años había visto Juan Bautista y no a Jesús como el verdadero Mesías y Salvador. De hecho, la cabeza idolatrado venerado por los Templarios es considerada por muchos historiadores simbolo de la cabeza momificada de San Juan que los caballeros descubiertos en Constantinopla durante la Cuarta Cruzada.

 

Y, por último, la percepción acto “obsceno” de la sodomía observado por los templarios se remonta tanto a sus preceptores sufíes y juanistas. Era a la vez un acto de Tantra sexual diseñada para despertar o activar el Kundalini que los sufíes habían traído de nuevo a Oriente Medio de la India, así como un rito sagrado conocido por de los más tempranos adeptos juanistas, entre ellos Juan el Bautista, Jesús y Simón el Mago, todo el sexo sagrado practicado con consortes. Era, sin duda, parte del canon de las prácticas tántricas sexuales que María Magdalena y muchas otras sacerdotisas del templo de Oriente Medio estaban al tanto y que se imparten dentro del orden juanista naciente.

Marcos Amaru Pinkham es el Gran Prior de la Orden de los Templarios Gnósticos Internacional ( http://www.gnostictemplars.org ). Marcos es el autor de guardianes del Santo Grial: la Orden del Temple, San Juan Bautista y el agua de la vida que detalla el origen y el propósito de muchas de las prácticas gnósticas y alquímicos observadas por los primeros templarios.  

Por: Marcos Amaru Pinkham

Por favor puntúa este artículo