Experimento mental: “El barco de Teseo”

Érase una vez, al menos según el antiguo escritor griego Plutarco, el héroe Teseo navegó desde Atenas, Grecia, a la isla de Creta, donde mató al Minotauro, mitad hombre, mitad toro, antes de navegar de regreso para gobernar Atenas. El barco de madera en el que navegaba Teseo, imaginó Plutarco, debe haberse convertido en un tesoro nacional, y planteó un experimento mental que ha fascinado a los filósofos desde entonces: si las tablas de un barco se reemplazan con el tiempo debido al uso y desgaste hasta que no queda ninguna de las piezas originales, ¿sigue siendo el mismo barco?

El barco mítico de Teseo plantea varias cuestiones filosóficas. «La gente que ha estado navegando en el barco dirá: ‘¡Sí, es el mismo barco! Llevamos años navegando y seguimos arreglándolo’», dijo Michael Rea, director del Centro de Filosofía de la Religión en la Universidad de Notre Dame. «Pero también puedes imaginar a un coleccionista que quiera poner el barco original en el museo», «Recoges todos los tablones originales, los reconstruye y dices: ‘¡Tengo el barco de Teseo!’ Entonces, la pregunta es, ¿cuál es el barco?»

Las variaciones del experimento mental de la nave de Teseo aparecen en todas partes. En otras épocas, la gente ha preguntado si un hacha todavía cuenta como el hacha de George Washington si se reemplazan tanto el mango como la cabeza del hacha.

El experimento mental del barco de Teseo plantea preguntas sobre la composición material de los objetos: ¿es el barco la suma de sus tablones o es la suma de su historia de navegación o tal vez ambas cosas a la vez? ¿Puede incluso decirse que existen objetos formados por otros objetos? Para responder a esas preguntas, los filósofos deben lidiar con enigmas como si dos cosas pueden ocupar el mismo lugar al mismo tiempo, cómo se relacionan las partes con un todo y cómo pensar sobre la naturaleza del tiempo.

Una respuesta, dijo Rea, es decir que solo los tablones son reales y que el barco «es solo una fase». Llevada a su extremo lógico, esta respuesta, el nihilismo, implica que sólo existen las partículas fundamentales; los objetos hechos de múltiples partes son solo una ilusión.

Pero tal vez existan barcos; si es así, tal vez se definan por sus partes. En ese caso, dijo Rea, «el gestor del museo tiene razón». Si los objetos pueden sobrevivir al reemplazo de piezas (nuestras células, por ejemplo, mueren y son reemplazadas constantemente ), entonces tal vez el barco en el mar sea el verdadero barco.

O girando aún mas esta reflexión tal vez ha habido dos barcos todo el tiempo, a veces compartiendo la misma ubicación. En ese caso, Rea dijo: «Las palabras ‘barco de Teseo’ eran ambiguas, y es por eso que ahora todos estamos confundidos». Si dos objetos pueden estar en el mismo lugar al mismo tiempo, se abre una lata completamente nueva de gusanos: gusanos del espacio-tiempo, para ser exactos.

Quizás el barco de Teseo existe como muchos fragmentos superpuestos de espacio-tiempo: el barco en el momento en que se reemplazó la primera tabla, el barco como era cuando Teseo caminó por las cubiertas y toda la existencia del barco, desde los árboles en crecimiento que se convierten en su tablones a su más allá como un problema de pensamiento filosófico. Se puede decir que todos estos barcos juntos «perduran». Esta visión generalmente va de la mano con la idea de que el pasado y el futuro existen, una postura filosófica llamada cuatridimensionalismo, en contraste con el presentismo, una teoría del tiempo en la que solo el momento presente es real. Sin embargo, ninguna de estas bases filosóficas puede decir definitivamente qué barco es el barco real.

El barco de Teseo también puede verse como una metáfora del yo: «Si cambiamos, ¿somos una persona diferente?» dijo Sauka. En la ontología de procesos, el cambio es el punto de partida. «La individualidad es algo que solo sucede en virtud del cambio», dijo. La muerte «es simplemente la disolución de ese proceso particular que fue un proceso estable durante un tiempo».

Este es un extracto de: https://www.livescience.com/human-behavior/what-is-the-ship-of-theseus-thought-experiment

Por favor puntúa este artículo