Las “escuelas” promueven la adoctrinación, no la EDUCACIÓN