Grupos de estudio espiritual, haciendo reflexión 5/5 (1)

Cuando trabajamos juntos, el objetivo puede ser el estudio de la Ciencia Espiritual. El tema del estudio es aquello sobre lo que se ejerce nuestro esfuerzo de forma fundamental. Esta puede ser la tarea esencial del grupo. Si una persona está interesada en una cosa, naturalmente la puede estudiar a solas, pero puede querer penetrar en una forma más profunda. Así que busca otras personas que estén también interesadas y entonces estudian juntos. Ellos consiguen ir más lejos que cuando cada uno estudia por separado. Semejante grupo trabaja claramente en un nivel conceptual, en un nivel de contenido intelectual.

En segundo lugar tenemos grupos sociales, grupos de interacción. La gente se mueve no para estudiar sino para encontrarse unos con otros. El grupo se reúne para encontrarse, para pasar un rato agradable o para ayudarse unos a otros. En el grupo social no existe una materia de estudio, ni importa lo que se dice, sino la interacción, eso es lo que cuenta.

Una tercera posibilidad es la acción de grupo. El grupo de acción establece unos objetivos que son externos al grupo de trabajo. Ellos pueden ser maestros que quieren llevar una escuela Waldorf, pueden también querer llevar una granja o hacer un jardín. Quieren hacer algo que no está dentro del grupo sino fuera en el mundo. En un grupo de diez personas, por ejemplo digamos que hay tres que quieren trabajar, tres que quieren estudiar y cuatro que quieren encontrarse unos con otros. Este grupo posiblemente no funcionará muy bien.

Para la vida grupal, la gente tiene que estar de acuerdo en el carácter del grupo, cual es el objetivo ¿Es el objetivo de cada persona el mismo que el del grupo? El grupo de estudio, el de interacción y el de acción, todos tienen su lugar y significación.

En primer lugar, en un grupo las expectativas de las diferentes personas deben de situarse a un mismo nivel. Es mejor hablar acerca de ello la primera media hora que continuar en diferentes niveles de expectación y aspiración. Ningún grupo realmente bueno y razonable desarrolla su vida si sus miembros tienen objetivos conflictivos.

Segundo: ¿Cuales son las leyes para el trabajo en el tipo de grupo escogido? Hay diferentes leyes pertenecientes a la vida de los grupos dependiendo de que se trate de un grupo de estudio  de interacción o de acción. La gente generalmente no se preocupa acerca de esto, simplemente actúan. Llegan y dicen: estudiemos, seamos sociales o trabajemos. Sin embargo cuando la gente se encuentra y dice, vamos a hacer algo, las leyes que gobiernan la acción de su grupo deben de ser conocidas. Son diferentes de las que gobiernan el grupo de estudio.

En tercer lugar, una cosa bastante rara. Cuando los objetivos del grupo cambian, ¿es todo el mundo consciente del cambio? ¿desea penetrar todo el mundo en la nueva situación grupal ? A menudo un grupo comienza como simple grupo de estudio, luego cambia. Alrededor de un 40% de los miembros forman un grupo social, mientras que el 20% quiere penetrar en la acción y el 40% restante quiere continuar siendo un grupo de estudio. Hay mucha tensión e insatisfacción, discusiones que surgen del hecho de que el grupo comenzó en un nivel y luego cambió. Nadie era consciente de ello.

¿Qué es lo que debemos conseguir y aprender en los diferentes grupos? La vida grupal y el trabajo grupal es una forma de practicar la comprensión kármica. Cada encuentro con otra persona es un ejercicio práctico en el karma. ¿Quién soy yo? ¿Quién es el otro?

Estudiar juntos es satisfactorio y uno tiene siempre algo más que llevarse que si está estudiando sólo;  esto es un regalo.

Pero existe un peligro. Cuando el objetivo del grupo es el estudio, cada miembro es más o menos egocéntrico. Cada miembro quiere llevarse algo de una nueva penetración, cada miembro quiere comprender mejor que antes las cosas. Sin embargo el estudio es una preparación, es un primer paso. Antes de convertirse en social lo espiritual, antes de poder ser capaz de dar algo, debe ser acumulado. Uno no puede dar lo que no tiene. Uno tiene que acumular una visión interna y un real conocimiento espiritual. Uno debe estudiar; después de estudiar se puede asumir el próximo paso, dar algo a otras personas.

Otro peligro del estudio grupal es el egoísmo intelectual: éste puede significar la reunión  de más y más conferencias sin conseguir nunca lo suficiente. Más y más, un peligro de intelectualismo e insatisfacción.

Yo realmente sé algo, pero me gustaría conocer todas las cosas que existen bajo las estrellas. Esto puede ser cierto para la gente que trabaja en un grupo de estudio, uno debe guardarse acerca de este egoísmo intelectual. El grupo de conferencias es uno en el que las cosas están divididas de tal forma que un miembro habla y otros escuchan. Esto también es una forma de estudio. Las conferencias son útiles porque cuando alguien ha trabajado una determinada materia por muchos años, puede explicarla a un grupo de personas interesadas, pero cuando las conferencias son pedantes o están distorsionadas, entonces surgen dificultades alrededor de la vanidad del conferenciante. Cuando un grupo tiene el hábito de la conferencia ocurre lo siguiente: la audiencia,  el público o miembros  se acostumbran a escuchar, de alguna forma desarrollan una cierta pasividad, se convierten por decirlo de alguna forma, en una liga de consumidores, no en un grupo de trabajo.

El aspecto positivo de las conferencias es que dan la posibilidad de escuchar en forma condensada el trabajo de alguien que ha investigado un tema durante muchos años. La audiencia recibe lo que vive en el alma del otro y lo que esa alma ha trabajado.

Por favor puntúa este artículo