La terapia GESTALT, pros y contras 3.56/5 (16)

¿En qué consiste la terapia Gestalt?

“La terapia gestalt no es un conjunto de técnicas sino la transmisión de una actitud, una forma de estar en la vida”

Claudio Naranjo

La terapia Gestalt está dentro de las llamadas terapias humanistas, con influencias del psicoanálisis y de la filosofía oriental. Al igual que el resto de las terapias humanistas, su modo de hacer psicoterapia no se centra en la enfermedad, sino más bien en generar salud desde las potencialidades que posee la propia persona.

“La terapia es demasiado beneficiosa para limitarla a los enfermos”.

Erving y Miriam Polster

Autores como el psiquiatra Fritzs Perls, la psicóloga Laura Perls y el sociólogo Paul Goodman; fueron los principales creadores de esta psicoterapia humanista, la terapia Gestalt.

Con el paso del tiempo la terapia Gestalt se dividió en dos corrientes: la creada por Laura Perls; centrada en un proceso más teórico, y la creada por Fritzs Perls, enfocada a un proceso vivencial del propio desarrollo personal.

En esta última, destaca actualmente la figura del psiquiatra Claudio Naranjo, claro sucesor de Fritz Perls. Dedicado a desarrollar más ampliamente la terapia Gestalt, siendo un referente mundial. Pionero además de la psicología transpersonal, se le conoce también por integrar la psicoterapia y la espiritualidad.

Preceptos básicos de la terapia Gestalt

– Aquí y ahora: la terapia Gestalt hace un gran hincapié en el Aquí y ahora, en el momento presente. Entendiendo que todo cuanto ocurre es en el ahora, puesto que el pasado ya no existe y el futuro aún no es.

El aquí (espacial) y el ahora (temporal) son conceptos básicos procedentes de la filosofía oriental. Para la terapia Gestalt significa a su vez maduración y crecimiento, para que el individuo se haga cargo de sí mismo mediante el autoapoyo.

Aquí y ahora

– Atención y aceptación de la experiencia: Atender a la experiencia tiene una profunda relación con el momento presente. La aceptación de la experiencia solo puede tener lugar tomando conciencia acerca de lo que se está viviendo.

Atención, para la terapia Gestalt significa atenderse así mismo, identificando las emociones y sentimientos que se producen en una determinada situación, de tal forma que no haya huida de lo que se experimenta.

Si existe un miedo, rabia, alegría o rechazo; en primer lugar lo importante es darse cuenta (otro concepto clave en terapia Gestalt), para que así pueda existir la aceptación de vivir aquello que está ocurriendo en ese preciso momento.

Cuando esto no ocurre se está reprimiendo algo, y esa emoción o sentimiento se quedan atascados, produciendo un gran malestar; llegándose a manifestar de forma psicosomática (afectación del cuerpo originado por un proceso psíquico).

– Responsabilidad: La responsabilidad en terapia Gestalt es básica, se busca de forma constante que la persona que está en un proceso de desarrollo personal, primero se responsabilice de lo que hace y lo que siente, de lo que vive a través de su experiencia. De tal manera que no culpabilice a los demás o al entorno de lo que le ocurre a cada momento.

Una vez que el individuo es capaz de responsabilizarse de sí mismo, tomando conciencia. Es capaz, a su vez, de cambiar y tomar las riendas de su vida espontáneamente; potenciando todos los recursos con los que cuenta, para afrontar sus circunstancias.

“Ser responsable conlleva estar presente, estar aquí. Y estar verdaderamente presente, es estar consciente. A su vez, estar consciente es una condición incompatible con la ilusión de irresponsabilidad por medio de la cual evitamos vivir nuestras vidas”.

Claudio Naranjo

Estos son los preceptos esenciales de la psicoterapia de la Gestalt, propuestos por Claudio Naranjo:

1.- Vive ahora, es decir, preocúpate del presente más que del pasado o el futuro.

2.- Vive aquí, es decir, relaciónate más con lo presente que con lo ausente.

3.- Deja de imaginar: experimenta lo real.

4.- Abandona los pensamientos innecesarios; más bien siente y observa

5.- Prefiere expresar antes que manipular, explicar, justificar o juzgar.

6.- Entrégate al desagrado y al dolor tal como al placer; no restrinjas tu percatarte.

7.- No aceptes ningún otro debería o tendría más que el tuyo propio

8.- Responsabilízate plenamente de tus acciones, sentimientos y pensamientos.

9.- Acepta ser como eres.

En estos preceptos se encuentra la esencia de la terapia Gestalt, generando un proceso amplio y profundo hacia el desarrollo personal.

Los terapeutas gestálticos conciben a su paciente como la persona que cuenta con un repertorio de potencialidades, suficiente como para que pueda superar cualquier adversidad, y también suficiente como para que pueda explorar su propia felicidad.

Considera que tu paciente es un individuo capaz y completo, que puede hacer cosas difíciles sin que tú se las hagas por él, que puede encarar el dolor y eso no le va a partir, que puede tomar vías erróneas y aprender de sus propios errores. Respeta su capacidad de resiliencia, respeta su capacidad de autogestión del malestar, respeta su parte sana y adaptativa, sus recursos, asumir su autosoporte y su potencial humano.

A saber: Evolución histórica de la terapia Gestalt

Yo soy un viejo brujo, y mis comienzos en la Gestalt fueron en lo que  llama: la escuela Ateórica de Fritz Perls, (de quien me considero un admirador).

Cuando murió Fritz Perls y aún un poco antes, los seguidores de la Terapia Gestalt, formaron dos bandos. Unos siguieron la escuela de Perls y otros se fueron tras Laura. Y la guerra, por ser los verdaderos herederos, empezó a cargarse el sistema. Siempre que algún humano despunta, la ambición de sus seguidores, dan al traste con lo conseguido. ¡Eso es así!.

La Terapia Gestalt, de Perls, tenia, una serie característica que no se debían modificar, pues ellas eran su fundamento; formando un proceso totalmente estructurado y experimentado. Y en los cambios que le han venido haciendo, está la causa de cómo se encuentra hoy en día y el por qué existan estos blog de descontentos.

El más “teórico”, de los alumnos de Perls, fue y ha sido Claudio Naranjo. Y, posiblemente, el más conocido, por los muchos libros que ha escrito y los enormes talleres que ha organizado. Y, lo traigo, ahora yo aquí, por ser en gran parte, el causante de cómo se encuentra actualmente la Terapia Gestalt. Y ello necesita más explicación. Y, en ella, se entenderá, el por qué, para beneficio de algunos, “la Gestalt de Perls”, debería se modificada.

Puesto que, Claudio Naranjo, se dice el creador del Eneagrama de la Personalidad (cosa que no es cierta), si es quien la adjuntó a la Terapia Gestalt y por ahí le voy a entrar.

El, y según sus enseñanzas y declaraciones, se encuentra en el “Rasgo Cinco”, llamado “La Avaricia”. Y la avaricia es una compulsión, como su propio nombre indica, de acumular. De acumular de todo: conocimiento, amigos, alumnos, prestigio, fama, dineros, ¡¡si muchos dineros!! Y aunque la sanación de este carácter sería el dejar tanta acumulación, parece ser que al “gran maestro”, esto no le ha funcionado. Y, su avaricia, cada vez se ha visto mas desarrollada.

Con una gran inteligencia y siendo puramente cerebral, se ha ido metiendo en muchísimos países (principalmente de habla hispana), donde sus alumnos y sus seguidores se han ido multiplicando con los años. Pues, también hay que decirlo, él por su intelectualidad y ambición por el saber, ha conseguido, un conocimiento del comportamiento humano, que es verdaderamente notable.

Y, desde que murió Perls, trató de coger el liderazgo, (a lo que no se atrevió antes). Y, desde entonces y para ello, en muchos países, ha creado, toda una red de grupo-seguidores y ha ido impartiendo múltiples y carísimos talleres (No es que yo esté en contra, de que las cosas tengan su precio. Pero, si lo expongo aquí, es para llamar la atención sobre lo que es “la avaricia.. Estaba, siempre rodeado de un grupo de alzacolas que, al maestro, le engordaban continuamente el ego.
Y que eran, quienes les organizaban sus grupos.

También había algunos colaboradores, verdaderamente honestos y grandes maestros en Terapia Gestalt, que habían acudido solo para aprender. Pero, todos debían prestarle sus servicios gratuitamente. Y en compensación, luego, podrían poner en su currículum que habían sido sus colaboradores.

Entonces, lo que era una psicoterapia, pensada por Perls: para ser aplicada, principalmente en grupos reducidos; pues se trata de una terapia individual, pero tratada en grupo y de corta duración; ya que con dos o tres meses sería suficiente, para que el paciente se sanase, por su gran efectividad; Y pensada, claro está, en oposición con el largísimo y costoso Psicoanálisis Freudiano. Y, puesto que esto, no resultaba, económicamente rentable, para los profesionales: psicólogos y psiquiatras, ya colegiados, que se acercaron a la Gestalt;  éstos, se inventaron el crear “Escuelas de Formación de Terapeutas Gestálticos”. Lo cual aseguraba: que, a los alumnos que entraran en ellas, se los podría estar estrujando económicamente, durante cinco años, al menos; más, luego 150 y costosas horas de terapia individual, y otras 100 de supervisión, claro está,  con un terapeuta (de los de ellos; “asociado”).Amén, de numerosos talleres adjuntos; recomendados e impartidos, también, entre los del grupo organizador. —“Yo te mando los míos y tu me mandas los tuyos”—. Y, se creó toda una “estructura piramidal”, organizada por los mas allegados al maestro.  En cuya cúspide por supuesto se encuentra el avaricioso y megalómano Claudio Naranjo y la AETG (creada con este fin y no, como ellos dicen: el ser los guardianes de la pureza)

Cualquiera que entre en esta Pirámide: la creada para la enseñanza, se puede salir de ella, en cualquier momento; (cosa que no ocurre en las sectas). Pero, el hecho de que se mantengan sus participantes todo el tiempo, es porque piensan y también les hacen creer, que después ellos podrán montar nuevas escuelas, para así mismo, poder hacerse ricos. Y ahí, es donde está la estafa, para los ingenuos. Pues para montar una escuela tienes que pasar por el aro. Así de claro. Ya, las hay, en casi todas la ciudades españolas y todas dependen de las iniciales, que son las que están en la cúspide; y, las que se repartieron, en un principio, el territorio nacional. Posiblemente en otros países ocurra igual.

También, con el tiempo, el mercado estará saturado de tantas escuelas. Y, lo peor, es: que el prestigio que la Terapia Gestalt, alcanzo en su comienzo, por la ambición desmesurada, de unos cuantos, acabarán con ella. Y, entonces, todos esos alumnos se quedaran colgados.  Pero así funcionan los negocios, o estafas piramidales.
OTRO DE LOS PILARES DE LA TERAPIA GESTALT ERA: “NO APLICAR TITULOS AL PACIENTE”. En la Ateórica Terapia de PERLS, siempre se le atendía, sin diagnóstico previo y se trataba lo que traía a consulta siempre en presente. Cuando a una persona, un gran profesional, le adjudica un título, por ejemplo: de “usted es Bipolar, o usted es Depresivo”, ya lo ha condenado de por vida. Y, a mas importante y caro sea el profesional, pues peor; porque esa persona, ya tiene a que agarrarse para no cambiar y, entonces intentará sacarle partido al entorno, manipulando todo lo posible; desde la base de que eso, que le han dicho que es, ya no tiene solución. Y si además le dicen que eso no se quita (porque, el que lo ha catalogado, no sabe cómo), pues peor. (También, la cuestión, está para muchos, en no sanar totalmente a las personas, por su propio beneficio y por lo enormes los intereses de la industria, que se dedica a calmar los síntomas).

 

La aplicación de “etiquetas”, también ha venido a ocurrir, con las enseñanzas del Eneagrama, conectadas a la Terapia Gestalt, por indicaciones de Claudio Naranjo. Y por la gran proliferación de libros que tanto él y otros muchos, sobre el tema se han publicado. Todo esto, apoyado por un marketing del maestro, de innumerables charlas y entrevistas, enfocadas a venderlos.

 

Pero volvamos al Eneagrama. “Una vez que está situada la persona en una etiqueta determinada, tiene que tratar de ser de tal otra, para alcanzar la sanación”. Y eso también es contrario a la verdadera Terapia Gestalt de Perls y lo que el divulgaba.

Se da el caso, curioso, de que a uno de los más cercanos colaboradores y “el mayor aspirante”, a ser “el heredero”, del “gran maestro” en Protoanálisis, en España; en un libro escrito y publicado, por el maestro, le adjudicó el título de ser un “Siete”. Y aunque “el aspirante” (que así lo seguiré  llamando), claramente es un “Tres”: por su ambición por el poder, búsqueda del éxito; su manipular la propia imagen y como establecer estrategias para hacerse cargo del liderazgo del grupo, tratando de ser un punto de referencia para los demás. Buscando siempre de conseguir ventajas para él y no para el bien común. Y también obsesionado, por conseguir sus metas, por los medios que sean. Y, como decía Erich Fromm, cuando hablaba de ciertos caracteres patológicos: —“con una personalidad de orientación mercantilista, que además de buscar el dinero, puede llegar a vender su personalidad en el mercado de las personalidades“—.

En el citado libro: al aspirante es designado como: “uno de los más distinguidos terapeutas gestálticos de Europa” y es también colocado como el ejemplo de lo que es un “Siete”. Y, analizando un poco su historia (por él expuesta en el libro, y también conociéndolo), tiene formas de carácter, que no son los propios del rasgo Siete. Así mismo, se puede ver, cómo (en sus declaraciones), pelotea a su maestro y como acepta el diagnostico que él le da, o “la etiqueta” que le adjudica, demostrándole su total fidelidad. ¡¡¡Toda una declaración “mutua” amorosa!!!. Pudo, haberle indicado, que se buscase en el Tres, (como lo era su madre). Pero, entonces, para su sanación, no debería de ser tan ambicioso y vanidoso; y eso no le interesó; por lo que lo guió hacia el rasgo de su padre. (Porque, la falsa personalidad o el rasgo, no nos cae del cielo; desde nuestra más tierna infancia, nos decantamos por una, como imitación o rechazo, a las de nuestros padres).  Hay mas cosas, pero no vienen, aquí, al caso exponer.

Y, entonces, como es natural, este “individuo”, lleva gran parte de su vida “jugando” a ser un “Siete”, cosa que es normal en un “Tres”, al cual también se le puede definir como “La Mentira”. Aquí, tanto el maestro como el aspirante, están ya marcados de por vida, porque lo escrito, escrito está. Y, ninguno de ellos, por sus caracteres, se va a echar atrás.

Ver “al aspirante”, a los pies del maestro, quien se encontraba, “tan poderoso”, sentado en su trono y dentro de su “torre de marfil”, como observador de la vida y sin sentir.  Y, él sentadito en el suelo, con una carita de humildad y recogimiento: como metido en sí y tratando de parecer un “cinco”, o sea un “siete sanado”, resultaba patético.

Y, esto es lo que ocurre cuando se aplican, títulos o etiquetas a las personas; sobre como son o como deben ser y diagnósticos; que pueden estar equivocados.

¿Es que, el maestro, olvida sus propias enseñanzas?, ¿Olvida, que los que están bajo su poder, si se hacen sus amigos, no es por aceptar el poder? ¿Olvida, como es su propio rasgo? ¿Olvida que para un Siete, el poder no existe y en su lucha, lo devalúa, pero nunca se le acerca rastrero, ni se le apega?; cosa que si hace un Tres; quien solo busca, también, el éxito. Y, parece que olvida como es el rasgo Tres; y, como es el aspirante y lisonjero seguidor. ¿O será que, el maestro, tal vez, no olvidara todo eso, lo aquí citado?; pues, desde luego, no es tonto. Y, como conoce bien a las personas, sabe, como usarlas y aprovechar su empuje. Y por ello fomentó una simbiosis con él; conociendo su vanidad y sus ansias de poder. Y, porque, también lo usa, para que le consiga mas discípulos, mas seguidores, mas adeptos, mas dinero, mas poder. Y, aunque, él todo lo tiene; nunca esta satisfecho.

 

Decía, el aspirante, en sus declaraciones del libro, que él: —“Aceptaba la autoridad de Claudio y por debajo esperaba prestigio y “hacer currículum de gurú” a su lado”—. Y efectivamente lo consiguió. Y, hasta, se ha declarado místico (esto, también es propio de un tres);  porque su maestro lo es.

Los que ya conozcan las enseñanzas del Eneagrama y no idolatren al maestro, lo entenderán.

 

“LA CAPACITACION EN GESTALT  DEBE SER UN ARTE”. Quede claro que, yo no estoy en contra de las enseñanzas académicas, las que creo importantes y necesarias.  Lo que critico, es que cosas que son opuestas, se traten de mezclar: por ignorancia y por buscar el beneficio económico, unos cuantos oportunistas y sin tener en cuenta el daño, que ello puede ocasionar.

La Gestalt,  en un principio, era algo que no se podía enseñar, había que descubrirlo.  En las escuelas del arte se aprende el uso de los materiales y los distintos estilos existentes, pero el ser un verdadero artista no se aprende, eso se descubre o, si es que se nace con ello, se tiene. Por ello, la base de todo verdadero terapeuta gestáltico, debe ser: “el autoconocimiento, la creatividad y la intuición”. Siempre se mantuvo la idea, de que, un terapeuta gestáltico, solo puede trasmitir lo que él es, porque es como un maestro Zen. ¿Se imaginan ustedes, que clase de maestro Zen seria el que dijera: que había llegado a serlo, leyendo libros sobre el Zen y estudiándolo en una universidad? ¡Pues eso!.

Los propios intereses, de los que provenían de las escuelas académicas oficiales: de psicología y psiquiatría, y cargados ya de conocimientos ”teóricos”, (pues así había sido su aprendizaje); lo que también es opuesto a la propia filosofía de la Terapia Gestalt; empezaron a cambiarlo y a “combinarlo” todo. Y ya, en su práctica, de la terapia gestáltica, meten: interpretaciones psicoanalíticas, consejos cognitivos conductuales, manipulaciones conductistas y por supuesto aplican test, de uno y otro tipo para encasillar al paciente. Toda una amalgama. Y, todo esto, se comenzó a aplicar, se sigue y seguirá aplicando; pues difícilmente, el que ha estado por años tragándose en sus estudios todo eso, pueda olvidarlo.

Para la formación en Terapia Gestalt, (por la AETG), se exigieron títulos previos y, las corporaciones profesionales, en ella, tomaron el poder. Se empezaron a publicar libros y, lo que debía ser un descubrimiento, se está convirtiendo, en gran parte, en una enseñanza, también, memorizante y teórica. En las escuelas, para poder alargar el tiempo, se les exige toda clase de conocimientos teóricos y lectura de los muchos libros, que sobre la Terapia Gestalt ya se han escrito. En especial, comprar, claro está, los escritos por sus recomendadores. Tantos, que el hacer que la gente aprenda por su propio descubrimiento, con tanta literatura, se ha ido al garete.  Y no les dicen, que el diploma, que luego les dan, no deja de ser algo privado; lo cual no les capacita para trabajar como psicoterapeutas; Y que eso, solo lo podrán hacer, legalmente, si son psicólogos clínicos. Y, que si ya lo son, para nada necesitan gastar tanto, ni estar en su estructura piramidal, pudiendo especializarse en Terapia Gestalt, en cualquier otra forma.

Algún día esto será la destrucción de la Terapia Gestalt y ya lo está siendo. Pues, los engreídos terapeutas, que van saliendo; con títulos, con muchos títulos, pero inmaduros. Y al ser tantos y no sabiendo siquiera lo que es la Terapia Gestalt, están acabando con el prestigio que se consiguió en sus comienzos. Solo tenemos que entrar en las distintas páginas de divulgación que hay en la Red, donde se anuncian las escuelas y ver las fotos sonrientes de los jovencitos profesores, que se supone, que ya son maestros gestálticos, “maestros de la vida”.

Y, también, como en muchas otras profesiones de la salud, están los auténticos coleccionistas de títulos: de títulos oficiales y no tan oficiales y de todos los diplomas de moda, aunque sus filosofías sean opuestas, totalmente entre ellas y por supuesto a las de la Terapia Gestalt. “Todo un folklore”.

Ahora, los importantes directores de las escuelas de formación, presumen de todo ello y exponen, en su abultado currículum, toda clase de títulos y diplomas de talleres realizados, con el fin de garantizar prestigio y atraer incautos, aunque luego ellos, como personas, si los tratas, su maduración, deje bastante que desear.

También, es verdad que los humanos somos bastante tontos y manipulables y el ver tanto cuadrito, en la antesala de un profesional, nos hace creer que ha de ser muy bueno y con mucha experiencia y luego viene el desengaño. Claro, “un burro, por ir cargado de libros, no es, por ello mas listo”.

Y, también a la Terapia Gestalt (que era puramente existencialista), se le adjuntó por la influencia del “místico” Claudio Naranjo, toda clase de enseñanzas esotéricas y la Terapia Transpersonal. Constelaciones,

Ahora como el área de la terapia va estando ya saturada; se está introduciendo en la Enseñanza y para ello ha creado una fundación con su nombre. Par seguir acumulando de todo lo citado. Por lo visto, pretende seguir con su avaricia, hasta después de muerto.

Y por seguro que también se proclamará como el iniciador de esta corriente, no teniendo en cuenta, que, otros alumnos de Perls, hace mas de cuarenta años ya trabajaban en: “Aplicar la Gestalt en la educación”, como una forma de cambiar la cultura humana.

—Si Fritz Perls, con el carácter que tenía, levantase la cabeza, se moriría ipso facto de un subidón—.

Aquí, en estos blog de protestas, cuentan algunos, de que un terapeuta gestáltico les dijo o recomendó que hicieran tal o cual cosa, que lo trató de guiar y eso puede ser por haberse topado con algún titulado y diplomado, de estos que salen de las escuelas; o también, a algún perteneciente a la “Novísima Gestalt.

Como conclusión: La Gestalt en España, se puede decir que no es, en su gran mayoría, seguidora de la Terapia autentica creada por Fritz Perls. La que usted conoce y cataloga es seguidora de Claudio Naranjo y sus comparsas.  Todos escriben libros teóricos, todos dan enseñanzas teóricas, todos presumen de lo que es la Gestalt, todos lo mezclan todo.  Y entre todos esos, por su agonía por el dinero, están llevando la Terapia Gestalt a su autodestrucción.

Perls, creó una forma de terapia a su imagen y genialidad y eso no se puede aprender en libros, y eso los mediocres tampoco lo pueden realizar. Y por todo ello esa forma de terapia desaparecerá. Como desapareció la Mayéutica de Sócrates.

Gracias por la atención de leerme.

UN VIEJO BRUJO

 

Los peligros de la GESTALT

Después de ver tantos elogios sobre la terapia gestalt en Internet, toca hablar de los que hemos sido victimas de esta terapia, ideada para alterar la personalidad del paciente, engancharla al gran negocio que se ha abierto por unos pocos seudo psicólogos y que esta haciendo sufrir y seguirá haciéndolo hasta que no se pare este experimento psicológico destructivo de la persona, que esta en la mayoría de los casos, se encuentra en manos de gente con conocimientos de cursillo, como si una bomba atómica en manos inexpertas se tratara.

Cuando una persona se mete en una secta, su comportamiento cambia y se aleja de su entorno cercano y es el mismo comportamiento que se ve en una persona que recibe terapia gestalt. Cuidado con la terapia gestalt que no es tan bonito como la pintan. Un terapeuta gestalt te puede llevar a la ruina emocional y económica y decirte luego que tú has tomado la decisión. Si estas buscando todo lo negativo de la terapia gestalt este es el sitio y si te has visto afectado por esta terapia te pido que nos cuentes tu experiencia en este blog.
La obsesión por el comportamiento de las personas por gente con un hervor psiquiátrico, la hipersensibilidad afectiva, la excesiva entrega a la terapia, la necesidad constante de presencia, la exagerada necesidad de amor, la falta de valores propios, la soledad, la falta de personalidad son algunas de las consecuencias que llevaran al paciente a un mundo de sufrimiento emocional, acompañado de grandes gastos económicos donde el beneficiario siempre será el terapeuta. Vivimos en un tiempo en donde las emociones tienen un gran valor en nuestro mundo rico y unos seudo psicólogos han encontrado la forma de hacer su agosto: la terapia gestalt. Si el éxito o no de la terapia depende del terapeuta, quiere decir que se esta poniendo en manos de la suerte de resultados que en caso negativo es traumático y con consecuencias insufribles y el terapeuta no tiene ninguna responsabilidad. Crear fantasmas en tu vida para matar la realidad, vivir con tu fantasía ajeno a tus problemas, tener una hipersensibilidad emocional y afectiva, obsesionarse en lo que es la felicidad, son algunas cosas que el terapeuta gestalt te meterá en tu mente para luego pedirte que sigas yendo a consulta. de por vida.

Cuando una persona recibe terapia gestalt lo primero que ocurre es que su comportamiento cambia por completo. Le aconsejan no reprimirse y si lo aplica en su vida supone una dominación sobre las personas con las que convive. Sus deseos los impone por encima de todo y si tienes pareja, el egocentrismo de la persona que esta siendo tratada, crea un gran conflicto. Una frase de Fritzs. Perls dice: “Si coincidimos será maravilloso, si no, no hay nada que hacer”. Esto solo va dirigido al mundo de la pareja y si tu pareja recibe terapia gestalt es muy posible que termine en ruptura. La gestalt no le da importancia a una ruptura y es mas las provoca. Considera una ruptura como una oportunidad para mejorar o empeorar, o sea un cambio. Cierto que no se puede generalizar ya que el éxito depende del terapeuta, que no tiene por que ser psicólogo. En este caso nos encontramos con un problema de salud pública ya que gente sin demasiados conocimientos en psicología, reprograman a inocentes neuróticos para dejarlos indefensos a su suerte y con el tiempo vuelven al mismo lugar, donde les cobran sustanciosas sumas de dinero, para recibir otra vez terapia. Al empezar la terapia, practica en la calle y en casa, todo lo que el terapeuta le aconseja y dependiendo de le entrega a la terapia de le persona que esta siendo tratada, se ven grandes cambios. En el terreno afectivo, dan un vuelco muy significativo pero en su entorno no explica lo que le esta pasando por lo que al resto de la sociedad le resulta incomprensible el comportamiento. Por otra parte antepone sus deseos por encima de Los demás, llevando a conflictos con la gente que le rodea y es capaz a realizarlos aunque sea sola. Mientras antes de la terapia no había conflictos por ese motivo. Si eres pareja de una persona que recibe terapia gestalt veras a tu pareja durante todos los días y a todas horas, en una situación muy extraña ya que en su mente esta teniendo muchos conflictos que la hacen alejarse de su sociedad y de su pareja. Se trata de una persona ida de su situación cotidiana y que al durar la terapia tres años, todo termina en ruptura. Ruptura con su pareja, con su trabajo, con su familia o con sus amigos, El terapeuta le aconseja un cambio, que puede ir a bien o arruinarle la vida, pero el terapeuta que incita al cambio y a cobrado una suma económica muy alta de su paciente, no tiene ninguna responsabilidad, ya que dice que eres una persona adulta y que tu has tomado la decisión. Imaginaros que vais al taller a reparar tu coche y te dicen que o te lo arreglo o te lo rompo más, pero te voy a cobrar, eso es la terapia Gestalt.

La terapia Gestalt es reprogramación. Imaginaros que una persona entra en una secta destructiva y pierde su identidad y la hunden emocionalmente, Pues la terapia Gestalt no tiene líderes concretos, pero se puede considerar una secta sin líder concreto ya que el líder es el terapeuta. Al principio se les trata para darles una gran autoestima pero después, al alterarles su personalidad, hacerles dependientes de su terapia. Cuando se aplica a la vez Psicoanálisis, terapia de grupo y criterio ideológico de forma muy continuada, nos encontramos con una secta destructiva como es la terapia gestalt. Cuando una persona tiene grandes cambios después de una terapia tan insistente psicológicamente, que afecta a si misma y a su entorno cercano, es porque ha estado influenciado de una forma traumática de un proceso de programación, metiendo psicoanálisis terapia de grupo y criterio ideológico a la vez de forma obsesiva.

La persona que recibe terapia Gestalt, se convierte en una persona obsesionada en el comportamiento de las personas que le rodean y la hacen insociable. Se encuentra muy vigilante del afecto de sus seres cercanos. Es imposible convivir con una persona que te analiza en todo momento y tiene problemas con la sociedad. Son personas aficionadas a la psicología con unos conocimientos de cursillo, pero con una sensación de conocimientos de profesional y con una convicción de que lo que piensan es la realidad, aunque es posible que ni siquiera se acerque a lo que de verdad ocurre. La sensación de que comprenden el comportamiento de su entorno social y el propio, les hace tener grandes conflictos emocionales. La seguridad de que lo que piensan es lo real les hace engancharse a un mundo emocionante que es el comportamiento de las personas pero a nivel de aficionado.

Al principio de los cursillos se le inyecta una gran dosis de autoestima para engancharles en un estado de bienestar y continúen con lo que ellos llaman la formación. Que no es más que todo el método de reprogramación y adoctrinamiento que les llevará a romper con la antigua personalidad y su pasado. Se les da la suficiente confianza y apoyo como para poder romper con lo que anteriormente no podrían hacer, como por ejemplo una ruptura con su pareja, amigos, trabajo etc. Y se les hace asiduos de la terapia y de su terapeuta de por vida, que por supuesto no es gratis. Se les enseña que la terapia gestalt es beneficiosa y que cada uno le afecta de una forma diferente dependiendo de su personalidad. Que las decisiones que cada uno tome después de la terapia son decisiones personales y que si necesitan hacer un cambio en su vida, la decisión es personal y que cualquier cambio puede ir a mejor o a peor en su vida. Después de traumatizarte con tanto experimento psicológico te dan la opción de decidir y te dicen que el terapeuta no tiene responsabilidades en tu futuro y sobre todo si te hundes en la miseria. Cuando empiezan a decir ” me doy cuenta ” están en la fase de tomar decisiones drásticas empujado por todo el desorden emocional que les esta causando la terapia. Y son empujados por su terapeuta a culminar sus decisiones, aquí y ahora, llevados por las emociones del momento. Aunque no sean certeras las decisiones, se les obliga a seguir hasta las últimas consecuencias.

Una persona que recibe terapia gestalt tiene alteradas las funciones del afecto y el tacto. Si se encuentran en la calle con otra persona del grupo se saludan como si estarían enamorados y no dan ninguna explicación por ese comportamiento. Tienen una necesidad de tocar y besar a toda persona de de su entorno social. Se trata de una situación llamativa ya que antes de la terapia no se comportaba así. La persona que recibe terapia gestalt tiene planes que ellos llaman deseos y por todos los medios tienen que intentar hacerlos ya que si no lo realiza se convierte en algo reprimido y según ellos les puede venir la enfermedad. Dicen que sus deseos no los pueden reprimir porque al reprimirse caen enfermos.

Los ejercicios que se realizan en las terapias de grupo, son ejercicios que se realizan en numerosas sectas y tienen un alto grado emocional e incluso traumático emociona y son verdaderos reality shows. Los ejercicios sectarios que se realizan llevan a un conflicto traumático en sus vidas que hacen incluso paralizar si vida normal. Todo el que realiza una terapia gestalt al final de la terapia comenta que ya no es la misma persona porque la presión que ha tenido durante todo el proceso es tan grande que tu personalidad se ve totalmente alterada y sus consecuencias a corto plazo son insufribles a todos los niveles personales y sociales. Se convierten en dependientes de los terapeutas que la practican.
Una frase hecha que se usa mucho en la terapia Gestalt es ” se tu mismo”. Te psicoanalizan, te adoctrinan con su criterio ideológico y después de todo eso pretenden que seas tu mismo. O mejor dicho, piensa como yo te he enseñado para que seas feliz y como no lo vas a conseguir, volverás a dejarte tu dinero en mi consulta y me forraré, aunque ni siquiera sea psicólogo. La terapia Gestalt es la evolución de las sectas y tiene una mayor aceptación en esta sociedad. El círculo en el que funciona todavía es muy cerrado y por eso solo tiene elogios en Internet, salvo cuatro páginas como esta.

El egocentrismo que promueve la terapia gestalt, solo lleva al aislamiento del paciente con la sociedad y de las personas cercanas, que son las que le pueden apoyar en un momento de crisis. Hacen que las crisis las encauce con su terapeuta que por supuesto, le cobrará una alta suma económica. Todo un negocio psicológico donde los pobres neuróticos se encuentran dependientes de unas personas crueles que son los psicólogos sin titulo.

La mayoría de personas que realizan la terapia gestalt son defensoras de la terapia pero su entorno cercano lo considera un cambio de personalidad y cuando las consecuencias son traumáticas con su entorno, esta claro que la influencia es del proceso supuesto terapéutico gestalt.

Síntomas de las personas tratadas con terapia Gestalt:

Egocentrismo, se cuestiona su forma de vida, realza la afectividad con la gente cercana, toca y acaricia a sus seres cercanos, alteración de su personalidad, imposibilidad de reprimir sus deseos, cambio de conducta en su entorno cercano, analiza a su pareja, padres, amigos, etc. en todo momento, imposibilidad de percibir sus cambios que esta teniendo tan bruscos, interés por su terapia sobre todas las demás cosas, invita a su entorno cercano a recibir terapia porque dice le va ha venir bien, idolatra al terapeuta, dice que se da cuenta de su comportamiento en el tiempo atrás hasta recibir terapia, en caso de ruptura ofrece su interés de ser amigos después de la separación, evita la confrontación en cualquier crisis, sensación de adoctrinados e idos de la realidad.

La terapia Gestalt esta catalogada dentro del movimiento humanista, que es algo parecido a la evolución de las sectas, para que tengan una mayor aceptación en nuestra sociedad. Manipula la ideología y valores del individuo que esta siendo tratado. Le adoctrina en todo su programa ideológico y le saca a la calle para que haga propaganda de su maravilloso resultado.

Le hacen dependiente del terapeuta de por vida y le cobran una alta suma económica a lo largo de su vida. Se convierte en una gran cadena humana dependiente del terapeuta, en el que la frustración perdura de por vida, entre los pobres neuróticos que están siendo tratados. Una gran industria sujeta a la economía sumergida, ya que a pesar de que se maneja muchísimo dinero es raro ver una factura legal y por lo tanto es otro fraude más a la sociedad.

Esta cita es sobre la terapia gestalt y es un comportamiento de cualquier secta.

“Si dos organismos de ‘Gestalt’ se encuentran a través de la casual unión y contraposición de sus así llamadas necesidades (lo cual es llamado la autenticidad del contacto), cada uno se toma lo que necesita sin tomar en cuenta la personalidad del otro.”

Otras frases son: satisfacer sus deseos, cubrir sus necesidades. Esto es egocentrismo y fuera del grupo es inviable. Por lo tanto creadora de conflictos y rupturas. Si el comportamiento de cualquier persona que se entrega a la terapia gestalt, se ve totalmente alterado, es porque es una secta ideada para colarse en la sociedad como movimiento humanista.
Si eres un defensor de este tipo de terapia y estas en esta página, veras que todo es cierto pero contado de otra forma. Es igual que se piense si es una secta o no. Todo el mundo sabe que provoca cambios traumáticos, sujeto al adoctrinamiento, maneja mucho dinero y en la mayoría de los casos llevados por personas que no son psicólogos. Algo que nos hace reflexionar a los que estamos fuera de este mundo y que hemos sido victimas de una reprogramación provocada por la terapia gestalt. Desde aquí pido cautela a la gente que se mete en este mundo, apoyo al que la sufre y a las autoridades que tienen medios, que estudien y regulen la terapia gestalt. Si te sientes solo en esta vida, eres un candidato a caer en en este tipo de secta. Si te sientes perdido y tienes dinero, estos seudo psicólogos te están esperando para hacerte sentir bien y quitarte tu dinero. Si careces de afectividad, este es el sitio perfecto pero te saldrá un riñón. No te solucionan la vida pero te dan esperanzas a cambio de que les des algo a ellos. Se trata de algo tan psicológico como es tu dinero.

Los terapeutas gestalt son personas igual de adoctrinadas y con la misma convicción que las personas ya tratadas. Se trata de personas que siguen con rigor el programa gestalt con sus pequeñas variaciones y solo depende de su personalidad y las ganas de manipulación. En un momento decisivo, ellos tienen los hilos para encauzar una solución, que será certera o no con el paciente. Son personas con una seguridad extrema de que lo que están haciendo es lo correcto. Sus conocimientos de psicología les hacen tener una extrema seguridad de lo que piensan y siempre están libres de responsabilidad, ya que al final el paciente es el que decide y esto sin ni siquiera ser psicólogos en la mayoría de los casos. Todo lo que realizan en la vida es porque quieren y no por obligación. Las obligaciones son frustraciones y las frustraciones al igual que el reprimirse, trae la enfermedad. Cuando un paciente en una primera entrevista acude al terapeuta, si no continua, consideran que no se deja ayudar, ya que seguro que tiene un problema para tratar. Todos tenemos un problema para tratar por un terapeuta gestalt. Son personas obsesionadas en el comportamiento de las personas y en lo que ellos llaman la filosofía gestalt. Consideran que un estado mental saludable pasa por un psicoanálisis y su doctrina y en caso de decaída mas terapia hasta el fin de tus días. La terapia de choque que lleva a traumatizar al paciente en las terapias de grupo son para el terapeuta un símbolo de poder y de admiración por la persona que se esta tratando y no es mas que un gran reality show repetido en infinitas ocasiones en el mismo lugar y que se usa en numerosas sectas en todo el mundo. La improvisación para crear emoción y sentirse el centro de atención engancha a los terapeutas. Les encanta ser el centro de la emoción y se sienten orgullosos de hacerles sufrir a los pobres pacientes. Es una sensación que les crea adicción y tratan de mejorar en cada sesión.
Creo que todos tenemos derecho a una infancia feliz y cuando la terapia gestalt provoca una ruptura con hijos, provoca un doble daño, Lo mas importante no es el yo, sino proteger la infancia y esta terapia esta acelerando las rupturas cuando es una decisión que debe estar fuera de procesos de psicoanálisis si no hay problemas psiquiátricos. Una pareja estancada no tiene porque ser un motivo de ruptura y si lo fuera, no por que haya recibido terapia gestalt sino por decisión de las partes. Una infancia infeliz supone en el futuro, mas clientes para esta terapia y por lo tanto mas negocio. Esto es el negocio del siglo. La personalidad de cada persona es algo único y la cambiamos poco a poco a lo largo de la vida y nos influenciamos por lo que vivimos y por la gente que conocemos. Que no venga ningún listo a ofrecerte felicidad porque te esta engañando y robándote algo que no solamente te pertenece a ti, sino a toda la gente que te quiere y cuenta contigo. Si no eres feliz pelea para serlo pero que no te engañen y roben tu dinero. Lo mas importante no es el yo sino la gente que tienes a tu alrededor. Tu pequeña sociedad cercana que te apoya en los momentos duros y te enriquece todos los días. La terapia gestalt esta haciendo infelices que se creen felices, neuróticos que se creen psicólogos, terapeutas que se creen dioses, egocéntricos, adoctrinados e iluminados. ¿Como puede haber una opinión tan dura de algo que según los que la practican dicen que busca la felicidad y el autoconocimiento? Yo me he tropezado con esta terapia humanista y me ha hecho infeliz Es verdad que la vida sigue y todas las heridas se cierran, pero yo quiero que las decisiones no vengan por un dudoso taller de psicología sino por decisión propia. Toda esta mentira terapéutica sigue y seguirá haciendo infelices hasta que se regule por el colegio de psicólogos. Puede que me sirva de mi mala experiencia para crear esta opinión y que no se puede generalizar pero ante tantos malos casos, aunque haya buenos, yo solo conozco mi caso y el de la gente próxima a mí, que no son pocos. Desde aquí me gustaría recibir opiniones de cualquier tipo y calentar el ambiente para no hacer infelices. Las ideas son buenas pero el hombre se aprovecha y las aplica mal. Yo no trato de hacer daño a nadie pero si de llamar la atención de una dudosa terapia que se empieza a generalizar y se encuentra incontrolada.

http://lamenteesmaravillosa.com/

http://loquenocuentagestalt.blogspot.com.br/

Por favor puntúa este artículo