Nuestro comportamiento en casi todas las ocasiones es absurdo