Comprendiendo la Semana Santa: DOMINGO DE RAMOS

El domingo de Ramos es una celebración importante en el calendario cristiano. El Domingo de Ramos es el final de una etapa y el comienzo de otra, sale de la cuaresma y entra en la pascua. Jesús termina triunfante después de 40 días su aislamiento en el desierto y por ello es acogido en una gran conmemoración a las puertas de Jerusalén. 

Palmas del latín: -palmae- que significa palma de la mano y hoja de la palmera, que usan ya los romanos como símbolo de victoria. Los pueblos que coinciden en asignarle altos valores a este símbolo ya que han desarrollado en torno a ella diversos ritos. Los ramos y las palmas que tiran a los pies del borrico en el que viene montado son para que no se ensucie pues viene inmaculado y triunfante. ¿Pero sobre qué o sobre quién sale triunfante Jesús?

Muchos no saben que Jesús al ingresar en el desierto 40 días seguía los patrones de una antigua tradición judía. Tampoco muchos saben que la pascua no es una fiesta cristiana, es la festividad judía (“Pascha” (Heb. “Pesaj”; Gr. “Pasja”) en memoria de la liberación del pueblo esclavo de Israel en tiempos del imperio egipcio. Jesús pasa 40 días en el desierto como 40 años Moisés, “el libertador”, pasó guiando a los israelitas en el desierto.

 domingo de ramos1

Se convierte la cuaresma en un periodo de ayuno, reflexión y fundación de la auténtica Fe en el Padre Creador. Esos 40 días realmente es un tiempo de penitencia donde uno abandona el mundo y se entrega a su Fe. Jesús entra en el desierto sin comida ni bebida con la Fe colocada en su Padre para que le provea de todo lo que necesita, así como proveía a Moisés del maná y agua para que todos comiesen y bebiesen. Jesús abandona las cosas el mundo y todo lo que ello supone, deja de lado amistades, parentescos, alimentos y camina solo participando de lo único que tiene, EL SER, su PADRE. Jesús consigo mismo y con la Fe que esto le da hace conciencia de quien realmente Él ES.

 

Cuando uno ES, cuando uno se une a su auténtica realidad no necesita nada porque no carece de nada, su interior esta pleno, lleno de dicha y hasta la muerte y la enfermedad carece de importancia pues te das  cuenta de la realidad de lo que TU ERES.

 

Es por esto que según cuenta la biblia, allí en el desierto le aparecerá el demonio para tentarle. Será el demonio símbolo de todos nuestras formas mecánicas de pensar las que le ofrecen a Jesús ser el rey de reyes y gobernar todas las tierras de este mundo. Jesús establecido en la conciencia del discernimiento sabe lo que es real lo que no lo es y no tiene duda que todo lo que hay en este mundo es mera ilusión y por esta comprensión le es fácil desechar toda tentación. Solo es real el reino del Padre, mucho más allá de todas las grandezas que ofrece este mundo. ¿Para qué quisieras tú, humilde mortal, todas las grandezas posibles que puedan ofrecerte si te has dado cuenta que estas en un sueño durmiendo en tu cama? Si ya sabes que dormido estas y en breve despertaras de tu dormir para que codiciar fama, poder o dinero si no perdurará cuando despierto estés.

 

domingo de ramos2Jesús sale triunfante de la tentación de las ilusiones mundanas y cuando el mundo ya nada le puede ofrecer, pues nada hay de verdadero, es entonces, como aconteciese con Moisés, Jesús está preparado para entrar en el paraíso, en el reino del Padre.

 

Domingo de ramos es símbolo del triunfo de la Conciencia frente a la ilusión de las formas y se celebra con los ramos así como en Grecia se coronaba con laureles al triunfador después de la batalla.

 

Esotéricamente el domingo de Ramos está asociado a la LUNA.
La luna es símbolo del inconsciente porque simula brillar como un sol pero no deja de ser un simple reflejo. La mente inconsciente simula brillar como la Consciencia misma pero solo es un reflejo de la misma, una ilusión. La Luna con referencia a los pasos de Jesús en la Semana Santa simboliza el desapego y desprendimiento que Jesús hace de las cosas del mundo para ser uno con su Padre, su realidad ultima. Jesús triunfa sobre las cosas mundanas para dedicarse en exclusivo a las cosas del Espíritu.

Ícaro Dedaloson

Por favor puntúa este artículo