LA RESURRECCIÓN: Un ritual Solar 5/5 (1)

orion y los tres reyesLa estrella Sirio, la mas brillante del cielo, el 24 de Diciembre se alinea con las 3 estrellas mas brillantes del cinturón de Orión, denominadas “Los Tres Reyes Magos”.
Sirio y los Tres Reyes Magos apuntan al lugar donde sale el Sol el 25 de Diciembre (Solsticio). Por eso los 3 Reyes siguen a la estrella del Este, para localizar el nacimiento del Sol, al amanecer.

En el Solsticio de invierno cuando los días se acortan, son mas fríos hay menos cosechas el Sol se hace cada vez mas pequeño. Simbólicamente es la muerte del Sol que se coloca en el lugar mas bajo del cielo el 22 de Diciembre en el hemisferio Norte.

Aquí ocurre algo curioso:

El Sol deja de moverse al Sur durante 3 días (23, 24 y 25). Se queda quieto. (Solsticio – Sol quieto). Durante esos días de pausa, de muerte, el Sol está en la vecindad de la Cruz del Sur.

cruz del sur
Después de esa pausa el Sol se mueve hacia el Norte, anunciando días más largos y calientes. Ha resucitado. Y así se ha dicho que el Sol muere en la Cruz, muere por 3 días, solo para resucitar. Por eso Jesús y muchos dioses solares comparten la crucifixión, 3 días de muerte y el concepto de resucitar. Eso es la Salvación para todos porque vuelve el sol y las cosechas.

 

La trascendencia de la Resurrección

El Rito de la Resurrección es el Rito de la vida impersonal. Durante la experiencia de la Muerte Mística, el discípulo se conciencia de las ilusiones de la materia y de las limitaciones de la vida finita. La conciencia de la Resurrección produce la comprobación de la unidad de toda la vida en Dios. La piedra de separación ha sido removida. Por eso, quien ha pasado por esta sublime experiencia, sabe que ningún daño puede afectar a una `parte sin herir al todo, y que nada bueno puede suceder a uno sin que, al mismo tiempo, beneficie a todos.

Quien llega a conocer la gloria de la resurrección no puede ya herir o matar, ni siquiera a sus hermanos menores del reino animal, puesto que ellos también son expresión viviente de la misma vida que vive y se mueve y tiene su ser en el hombre. Con la conciencia de la resurrección, la pasión del cuerpo de deseos no regenerado se convierte en compasión del espíritu, que todo lo abarca. El recién nacido es bañado en la dorada refulgencia del Cristo Resucitado, y se hace uno con Él, en la comprobación de que la muerte se ha ido convirtiendo en la victoria de la vida eterna.

La meditación sobre la trascendental experiencia de la Resurrección proporciona una mayor comprensión y reverencia por el significado interno de aquel saludo que los cristianos esotéricos se dirigían, durante la radiación del amanecer de Pascua, a la luz de su propia iluminación interior: “Cristo es nuestra Luz”.

Por favor puntúa este artículo