Emancipación espiritual 5/5 (1)

Artículo original: El destete espiritual por Alipur Karim

En el trabajo del sendero del discipulado es necesario distinguir claramente la etapa preparatoria llamada generalmente la etapa de probación, que es el mismo estado del  chela o lanú en otras tradiciones, de la verdadera etapa del discípulado.

 

 Así como un niño en sus primeros años de vida ha de ser nutrido por la leche de su madre, preparando su cuerpo para una futura independencia, así el aspirante a la vida superior o senda de la espiritualidad ha de pasar por la etapa de probación.

Y al igual que el bebé se siente tan cómodo en el regazo de la madre recibiendo sin esfuerzo el alimento, el aspirante probacionista puede quedarse en el dulce solaz del regazo de alguna forma de doctrina o de algún grupo, bebiendo apacible  y pasivamente  de la enseñanza de algún instructor específico, sin otro esfuerzo que el de asimilar este único alimento, el cual parece dejarlo satisfecho y aportarle crecimiento.

 

 Pero así como el bebé un día debe ser destetado y recibir alimento sólido, ya que la madre no podrá aportarle todos los nutrientes necesarios llegada cierta edad, igualmente el aspirante debe destetarse de la etapa de probación y entrar en una nueva fase de desarrollo, so pena de desnutrirse espiritualmente ya que su madre-enseñanza inicial no podrá aportarle el alimento espiritual necesario para etapas más elevadas.

 

destete y realidadEl discipulado es el comienzo de esta nueva forma de vida que se nutrió de los primeros rudimentos durante la etapa de aspirante. Durante el probacionismo o primer acercamiento serio al sendero, toma el alimento de la tradición o de los caminos andados por otros. Llegó hasta su primer crecimiento y formación por medio de la comunicación con el mundo visto a través de otros; sus teorías, sus hallazgos, sus leyes, sus costumbres, sus posibilidades e interpretaciones. Pero después de esto debe llegar al “destete”. El destete simboliza la liberación de una forma de aprendizaje (alimentación) para entrar en una nueva e independiente de la anterior. El aprendizaje (alimentación) comienza a hacerse independiente de formas antiguas. No se hace por teorías transmitidas, sino por experiencias nuevas, propias y acordes con el tamaño y las necesidades de la nueva criatura espiritual. Se empieza a hacer necesario el “alimento sólido”, alimento frente al cual podemos elegir entre una gran variedad de viandas. Esto representa el discernimiento. Las viandas simbolizan la gran cantidad de vivencias, experiencias nuevas y hechos ya comprobados como favorables al desenvolvimiento del nuevo ser, que sirven de alimento espiritual para el crecimiento y desarrollo del dictado ideal que cada cual tiene asignado.

Es como una orden preprogramada en el núcleo interior, una fuerza invisible dictando sus comandos de necesidad evolutiva hacia formas, cada vez más perfectas, como cumplimiento del comando divino  de la Mente del Espíritu Universal que se proyecta hacia todas las especies.

Este simbolismo del nuevo y variado alimento y el destete , abren el camino hacia la nueva vida que el discípulo trae consigo, ya que no se entra en el sendero por casualidad sino como resultado de un plan y trabajo previo, realizado quizás en pasadas encarnaciones.

 

Solo dejando la tutela del camino anterior, abrirá la nueva senda, o la nueva ruta,  hacia la plena manifestación del hombre Real que se conecta con su ser divino interior o como ‘Hijo de Dios”, ser conectado, contactado, iluminado, Mesías o como quiera llamársele al elevado estado de perfección o grado superior.

 

Las etapas del aspirante y probacionista han de ser simples fragmentos de la historia del verdadero caminante espiritual. Son pasos preliminares de un concepto tomando forma.

Son, simplemente, los primeros pasos hacia el hombre perfecto, el que se manifestará como nacido de Dios, no por medio de  evolución espontánea o pasiva, sino a impulsos de la nueva corriente de pensamiento que se introducirá, paso a paso, en el hombre por medio de las experiencias vivificantes y preseleccionadas por Dios para ese fin.

 

El hijo de Dios, el hombre perfecto, el Adan Kadmón, ya existía antes que el hombre fuera creado con la ordenanza de alcanzar ese estado. Esta es la idea de perfección establecida para el hombre  que se manifiesta por pasos fragmentados; como peldaños de la simbólica escala que Jacob vislumbró  en sus visiones para su tiempo.

 

Así como  Abel, Seth, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David…preceden al Mesías, así las primeras etapas del caminante en su aproximación al sendero son solo pasos iniciales de un gran concepto que los comprende a todas ellas como elementos de tránsito ineludible, para manifestarse en la posteridad en todo su esplendor.

 

Cada una de ellas muestra un pequeño aspecto del hombre en extensa gama de posibilidades. Son como estrellas en el firmamento que marcan la ruta hacia lo perfecto señalado por Dios, y que han tenido su primera representación en el probacionista, el Adán que será tentado, y que se manifestará a plenitud en el Iniciado, cuando alcance un punto más alto de de la escala y obtenga el “destete” de la ley de mandamientos y ordenanzas nacidos de su condición anterior, y se revele con la plenitud de su conciencia espiritual como un iluminado o su equivalente en cualquiera de las tradiciones existentes.

 

El destete espiritual suele ser doloroso al igual que en el caso del bebé que se resiste a abandonar el alimento materno y ha de ser necesario un período de adaptación o de aproximación al nuevo alimento.

 

desesperanzaEl condicionamiento físico, energético, emocional y mental adquiridos durante el adiestramiento adaptativo familiar, escolar, social, cultural, religioso y grupal ejercerá una fuerte resistencia al cambio. Todos estos aspectos formativos serán como cepos que retendrán al aspirante  y le incitarán a volver a nutrirse de su primaria y pasiva leche instructiva o quizás a disculparse o evadirse, disfrazando el alimento anterior de otra forma, como el bebé que es engañado con una mamadera o biberón.

Si el bebé no se desteta llegado cierto tiempo, se desnutrirá y se hará un ser dependiente, pusilánime, inseguro, temeroso o tal vez un desadaptado social. Este proceso de destetarse será necesario muchas veces en las diversas etapas de la vida, en las que será necesario abandonar antiguos procesos para entrar de lleno en otras más elevadas.

El niño ha de desaparecer para dar lugar al adolescente y este debe quedar atrás para llegar a la juventud, rumbo a la madurez. El resistirse y retroceder o el tratar de entrar prematuramente en una etapa posterior, destruirán la psiquis y conducirán al retraso o al fracaso, a la dependencia o a la frustración, al sentimiento de incapacidad disfrazado de complaciente pasividad o a convertirse en un fiasco o en los casos más graves a transformarse en humanos afectados de enfermedades mentales o en seres patológicamente destructivos o autodestructivos. Lo mismo ocurrirá en el sendero espiritual. Cada etapa tiene su límite, su tope y requiere su destete.

 

angustia2El probacionista debe destetarse de su formación familiar y de sus apegos familiares. Debe salir de la idea de que su familia es lo mejor del planeta y lo único por lo que vale la pena vivir. Debe romper el pasivo solaz de la compañía familiar adictiva y que con frecuencia solo le aporta roces que se convierten en trampas kármicas. No quiere esto decir que deba abandonar sus responsabilidades sino más bien que debe tener claridad en cuanto a la realidad y límites de éstas, para evitar depender o hacer dependientes sus parientes. El aspirante al discipulado debe abandonar la idea de que la unidad perfecta de la familia es la meta máxima y trascender la propia idea de familia extendiéndola a toda la humanidad y más tarde a toda la Creación. Debe contemplar su propia independencia y la libertad de los demás, aprendiendo a partir y a dejar partir cuando ya es tiempo, recordando que todos los vínculos de la personalidad y todos los parentescos son absolutamente temporales y tarde que temprano morirán y se disolverán en las arenas del infinito. Debe destetarse de la ilusión de la eternidad de los vínculos individuales y beber el alimento sólido de la eternidad del espíritu inmortal.

 

De igual manera, debe el probacionista destetarse del conocimiento a pie juntillas de su propia tradición, religión o creencia, por más racional y perfecta que le parezca, para poder acceder al sólido alimento de la sabiduría eterna, lejos del biberón del conocimiento aportado por otros. Ha de buscar el alimento interior, aquel que fluye desde la sutil región del pensamiento abstracto y después desde sutiles niveles cada vez más altos, abandonando poco a poco toda teoría rígida o cuadriculada, todo fanatismo o partidismo, todo conocimiento racional sesgado. Si no se suelta de su primaria madre-enseñanza terminará desnutrido espiritualmente, caduco, fósil religioso o esotérico, atrapado en la enseñanza de viejos tiempos, y también inseguro, frustrado o autohipnotizado por la placidez de su pasiva espiritualidad que no le conducirá a ningún desarrollo genuino o en el peor de los casos, si intentó saltarse etapas, creyendo que el sendero es un juego de niños, en un ser psíquicamente alterado por alguna clase de locura mística o esotérica, perdido en el laberinto de la ilusión de los sentidos, creyéndose la flor y nata de esta humanidad, mientras que solo es presa de un gigantesco delirio o autoengaño.

 

Es necesario entender que el desarrollo espiritual no es simplemente una cuestión de tiempo en la que el aspirante se ilumina o se inicia luego de cierto número de años de pertenecer a determinado grupo o comunidad que sigue teóricamente una tradición de enseñanzas espirituales.

Todo conocimiento esotérico, por elevado que sea no es más que un marco de referencia que transmite un concepto particular de la Creación que pretende acercar al individuo a la percepción interior de la realidad. No ha de confundirse con la realidad misma, la cual es imperceptible por la mente conceptualizadora. Por el contrario, este tipo de percepción mental suele matar la realidad. Solamente cuando el Yo espiritual sale de su ilusión de individualidad y se funde con el Espíritu Universal puede captarse la realidad. Solo Dios puede ver a Dios al contemplarse en el espejo de la Creación.

Este proceso de destetarse, de romper las pétreas cáscaras de la mente, es el verdadero camino del discipulado. Nadie que no se esfuerce, que no limpie su mente de vanas teorizaciones y de la ilusión del deseo, pisará siquiera el primer escalón del acceso al templo de la Sabiduría.

 

angustiaEl caminante debe trabajar para ir más allá de su mente memorística, racional, teorizadora, hacia los dominios de la mente abstracta, donde fluyen las corrientes que conectan al Yo espiritual con la verdadera inteligencia. Ese fragmento del Yo real que conecta con los vehículos inferiores, y se autohipnotiza confundiéndose con ellos, debe despertar de su letargo y verse a sí mismo en toda su plenitud, rompiendo el techo de la caverna mental que lo encierra y cristaliza.

 

En este proceso de adiestramiento, cada etapa que se abandona, por haber sido convenientemente superada, sirve de piso a la siguiente, de lo cual se deduce que una mente bien estructurada, clara, profunda, creativa, libre de las cadenas emocionales, con un buen control de la imaginación y centrada en el fluir del presente, es necesaria para construir sobre ella los cimientos de la percepción espiritual que nos permitirá acercarnos a ese gran ser iluminado que es el Maestro interior, el Silencioso Vigilante.

 

Es por eso por lo que es menester estudiar, profundizar, analizar y hacer claridad respecto a la estructura energética humana,  su proceso de desarrollo o desenvolvimiento y su relación con el cosmos, para luego pasar por el proceso del destete intelectual necesario a la nueva etapa de contacto con el mundo del pensamiento abstracto.

Un contacto prematuro, con una mente de débil estructura, hará que ésta colapse, al igual que lo hará un edificio construido sin cimiento alguno sobre una capa de arena o lo que es peor, en un lodazal.

Es importante revisar nuestro proceso de trabajo espiritual y ver si estamos realmente estudiando, investigando, esforzándonos, si tenemos algún tipo de práctica espiritual que arroje resultados o si simplemente estamos plácidamente conformes en el regazo de alguna madre-enseñanza o pegados al biberón de algún instructor, siendo ya tiempo del destete. La espiritualidad no se transmite por ósmosis ni por magnetismo de contacto simplemente. El avance espiritual verdadero que logra un desenvolvimiento real de todas las potencialidades latentes en la semilla del Yo espiritual es el resultado de un proceso, de un exhaustivo trabajo donde el ritmo, la regularidad, la persistencia, la vigilancia, la objetividad de la subjetividad, el movimiento y el esfuerzo son necesarios.

 

Desde este espacio invito a todos los aspirantes y probacionistas del mundo a contemplar la posibilidad del destete, previo agotamiento de sus propios trabajos, y si ya lo lograron a compartir la variedad del sólido alimento espiritual que han hallado, para contribuir en la noble tarea de  iluminar este planeta donde las amenazadoras tinieblas de la ignorancia y la maldad se ciernen peligrosamente.

 

Alipur Karim

 

Por favor puntúa este artículo