Comprender el hecho de “no esperar nada de tus actos”

Lo más importante de la Bhagavad Gita llega cuando Krishna le dice a Arjuna:

“Se te ha adjudicado cierto papel en este sueño. Has de interpretarlo sin temor alguno por las consecuencias. Lo único que puedes hacer es interpretar tu papel lo mejor que puedas. Las consecuencias no están en tus manos”.

Si entienden este sencillo mensaje, no es necesario que hagan nada más. Si tienen el entendimiento de que el cambio es la esencia de la vida, de que los opuestos son polaridades interconectadas y reconciliables sobre las que hemos de tomar una determinación. Entonces la mente pensante no interrumpe ni obstaculiza el trabajo de la mente funcional y esta última no tiene obstáculos para concentrarse en lo que está haciendo.
Cuando se produce esta comprensión, tu trabajo diario cunde mucho más, en mucho menos tiempo, sin experimentar apenas tensión y eso no es una excepción, sino la regla.
“¿Qué es lo que conseguiré?”, se pregunta el “yo”. Si esperas algo, no consigues nada. Sin esperar nada y con este entendimiento, la expectativa se disuelve, el entendimiento ejerce su magia y actúa de forma misteriosa. La mente funcional trabaja sin la opresión de la mente pensante. El trabajo se hace con mayor rapidez, eficiencia y sin tensión. Por ende, hay un beneficio.
El entendimiento y la vida no están separados. El entendimiento aporta un cambio definido en nuestra vida y en el vivir, y ese cambio es tan natural y espontáneo, que con frecuencia no nos damos cuenta del mismo. Curiosamente, ese cambio sólo lo reconocerán los demás. Puesto que actúas con naturalidad, con normalidad, pero lo más esencial es que no esperas ningún cambio. Por consiguiente, éste se produce. El cambio se produce y los demás se dan cuenta. ¿Cómo lo sabes? Sigues haciendo lo que hacías antes, pero sin ansiedad ni deseo. De alguna manera, eso se transmite a las personas con las que estás en contacto. La gente dice: “Ha habido algún cambio en John”. El cambio es que ya no tiene ansiedad por complacer a alguien, ni por que el mundo le satisfaga. Descubre que la gente se le acerca, para hablarle libremente de sus problemas, para pedirle consejo y puesto que no está contaminado por el interés personal, ese consejo suele ser abierto. Rara vez será consejo. De hecho, más bien supondrá analizar el problema. Él mismo no se dará cuenta de por qué aumenta su popularidad. El hecho evidente es que esa popularidad ha llegado por la sencilla razón de que no quería ser popular. Seguirá con su vida normal.

Desde <http://www.advaitainfo.com/dialogos/proceso-impersonal-desidentificacion.html>

Por favor puntúa este artículo