Cuando el sufrimiento se convierte en “MI SUFRIMIENTO”, aparece el dolor

Por favor puntúa este artículo