Intima confesión 5/5 (2)

Me ha tomado MUCHO tiempo poder poner lo siguiente en palabras…

Verás, por un lado, mi experiencia con la enfermedad neurológica de Lyme en 2020-2021 fue el momento más aterrador, devastador e intenso de mi vida. Me llevó al límite de mis capacidades. Me impactó y me humilló. Abrió mi corazón en compasión por TODOS los que sufren ―físicamente, mentalmente, con condiciones agudas o crónicas. Por los que sufren en silencio. Por aquellos a quienes no se les cree, no son tomados en serio, se les rechaza por estar enfermos, se les acusa de fingir o de “inventar” las condiciones para recibir atención, o de “crear” sus condiciones a través de una vida defectuosa.

Estuve a punto de morir, pero, contra todo pronóstico, finalmente lo superé. Me doy cuenta de lo afortunado que soy. Y estoy eternamente agradecido a los médicos, amigos y extraños que me apoyaron, médica, emocional y económicamente. Descubrí quiénes son mis verdaderos amigos. Nunca olvidaré a quienes creyeron en mí y me ayudaron a obtener los tratamientos adecuados.

Pero algo más sucedió, y esto es lo que me ha llevado tanto tiempo poner en palabras…

Me encuentro en un estado de Presencia más profundo que nunca. Radicalmente más profundo. Indescriptiblemente más profundo. Parece ser una sensación continua y profunda de relajación del cuerpo, relajación a nivel celular, a nivel del alma. Pero más que eso. Mucho más…

Me encuentro estos días en un estado radical de No Saber. Puro Misterio. Soy como un niño libre por dentro. Cada día es absolutamente milagroso para mí. Mirar una nube me hace llorar. Respirar aire en mi caminata matutina me conmueve tan profundamente que no puedo comenzar a expresarlo con palabras. Un día no es simplemente un día, es un milagro, desplegándose en una inmensidad indecible, Dios en la forma.

Todo sentido del tiempo ha desaparecido. Ya no tengo idea si es mañana o tarde o noche. Ni idea en absoluto. Esto no es alarmante. Por el contrario, es libertad del tiempo. El tiempo se mueve a través de mí, ya no me muevo a través del tiempo. El tiempo ha estallado y se ha vuelto completamente infinito. Un día se siente como un millón de años. Si necesito “conocer el tiempo” puedo referirme al pensamiento con sus caras de reloj y su linealidad y narrativas. Pero de lo contrario no hay tiempo para mí. Ninguno en absoluto. La mentira del tiempo se ha disuelto. Vivo en el Misterio.

Ya no sé si estoy despierto o dormido, vivo o muerto. Todos los opuestos se han derrumbado. Si se necesita un concepto, una palabra, una frase, todavía puedo acceder a ella. El banco de memoria todavía está ahí. Si me preguntas, diré que estoy “vivo”. O diré que estoy “despierto” y no dormido, y así sucesivamente. Pero sin el pensamiento, no tengo forma de saberlo.

Una vez más, esto no es alarmante. Este es el estado natural. Un estado de asombro, un estado de Unidad radical con la vida, imperturbable, anterior al surgimiento del pensamiento. Y, sin embargo, incluso esas palabras, “Unidad radical con la vida”, y todas las demás palabras espirituales fantasiosas, son solo descripciones, solo sonidos, y no la experiencia. No puedo contar la experiencia. Cuando hablo de ella, no es eso.

Parezco haberme fundido en una profunda intimidad con la vida. Mis sentidos se agudizan, ya no están embotados por el pensamiento, por las ideas, por tratar de encajar, o tratar de complacer a alguien, o tratar de ser “espiritual” o cualquier otra tontería. Vivo profundamente en el momento presente. Es mi hogar y santuario, mi patio de recreo y mi lugar de descanso.

Creo que la enfermedad, por más aterradora que fuera y por más que devastara mi cuerpo físico, mi sistema inmunológico, mi sistema nervioso, purgó algo aquí. Quizás cayeron algunas capas finales de trauma, o algunas defensas finales contra la intimidad pura con la vida, realmente no lo sé.

Todo lo que sé es que soy un niño otra vez, enamorado de las gotas de lluvia y la incomodidad y la verdad radical y cómo se siente estar vivo.

Escribiré más sobre todo esto a medida que las palabras vengan, este estado de profundo descanso y relajación en el que me encuentro, este estado milagroso de No-saber, aquí al otro lado del infierno.

Escribo todo esto no para jactarme ni presumir ni con ningún sentido de la arrogancia, nada de eso. Estoy genuinamente fascinado por lo que me ha pasado. Esta puede ser la bendición del otro lado de esa terrible enfermedad ― un despertar aún más radical, una apreciación aún más profunda de la vida y el arraigo en la verdad. Espero que esto les dé esperanza a algunos de ustedes.

Y, sin embargo, soy más normal que nunca en estos días. Más enamorado de este cuerpo, este reino terrenal, esta forma humana imperfecta. Los momentos ordinarios son Nirvana; la Conciencia es indivisible de todo lo que surge en ella. Paso horas jugando con nuestra gata. Ella no necesita que le explique la vida. Ella la está viviendo, perfectamente, sin siquiera intentarlo. Ella es mi maestra.

Me he vuelto más como un gato. Miau.

Jeff Foster

Por favor puntúa este artículo