Nada tan fácil como vivir el PRESENTE