Una entrevista a RAMESH BALSEKAR sobre el destino 5/5 (1)

Ramesh: Entonces, Paula, ¿qué entiendes ahora de lo que Paula está buscando? ¿Usarías la palabra salvación?

Paula: Bueno, ni siquiera eso. Solo paz.

R: Eso es correcto. Salvación es sólo una palabra.

P: Solía ​​pensar que estaba buscando a Dios. Parecía que el Advaita era el final del camino y el final de los conceptos. Ese tipo de búsqueda se ha calmado pero, en mi corazón, no siento que esté más cerca de ningún tipo de comprensión.

R: Entonces, me parece que la respuesta es muy clara. Lo que buscas es deshacerte de la frustración. A eso se reduce la búsqueda espiritual. “No me gusta estar frustrado”.

P: Sí ¡Desearía que fuera más sagrada, mi búsqueda!

R: ¡Lo sé! El verdadero problema con la búsqueda espiritual es que tiene ciertas palabras que son asombrosamente engañosas. ¿Qué quiere decir uno con salvación, Paula?

P: ¿Salvación de la frustración?

R: ¡Frustración! ¿Y qué significa frustración? La frustración significa no poder estar cómodo conmigo mismo y no poder estar cómodo con los demás. No puedes estar cómodo contigo mismo si no te sientes cómodo con los demás. Entonces, ¿cuál es el fin de la frustración? La ausencia de frustración significa estar cómodo conmigo mismo y cómodo con los demás.

P: Pero esta enseñanza dice que todo es Consciencia. Entonces eso significa que esta frustración es como Dios lo quiere. ¿Incluso el hecho de que no pueda aceptar mi frustración también es la voluntad de Dios?

R: Sí.

P: ¿Entonces por qué estoy aquí?

R: Porque Dios no quiere que esa frustración permanezca por el resto de tu vida.

P: Pero la puso ahí.

R: Sí.

P: Entonces, ¿por qué no se deshace de ella?

R: Te librarás de ella solo cuando Dios lo quiera, Paula. Por lo tanto, si Dios pone la frustración ahí, ¿qué te hace pensar que la ha puesto ahí todo el tiempo? ¿Qué te hace pensar que no pretende deshacerse de la frustración en los próximos dos o tres días?

P: Bueno, no tendría nada de qué preocuparme, ¿o sí?

R: ¡Eso es lo que digo! Ahora, estamos hablando de que Paula se sienta cómoda consigo misma. ¿Qué es Paula? La Paula que quiere sentirse cómoda consigo misma es una personalidad, es un ego, ¿no es así? Una identificación con un organismo cuerpo-mente particular y una forma y el nombre Paula. Identificación con este nombre y esta forma. Esta identificación significa realmente una persona, personificación, una personalidad. Entonces, ¿qué es Paula? Una personalidad que se ha identificado con un cuerpo y un nombre en particular. Entonces, ¿qué es esa personalidad?

La personalidad se basa en el organismo cuerpo-mente y mi concepto básico es que Paula, el ego, se basa completamente en la programación de este organismo cuerpo-mente. Y por programación quiero decir que no tienes opción de nacer de unos padres particulares, en un entorno particular.

Por lo tanto, no tienes opción sobre los genes, el ADN único, en este cuerpo. Y de la misma manera, el condicionamiento que este cuerpo ha recibido en el entorno en el que nació y creció, en todo momento desde el primer día, en el hogar, en la sociedad, desde la escuela, en la iglesia. Todo el tiempo, el condicionamiento te dice que esto es correcto, que eso es incorrecto. Si haces esto cometes un pecado. Si haces aquello ganarás un mérito ante los ojos de una computadora, que está manteniendo una estrecha vigilancia de todos tus pecados y buenas obras.

P: Puedo entender que somos productos del condicionamiento, pero algo en mí dice que ¿no es cada persona individual una manifestación gloriosa de Dios? Me gustaría pensar que soy algo más que solo programación de mente y cuerpo.

R: Piénsalo, Paula. ¿Hay realmente algo más que la programación? Por ejemplo, es la primera vez que vas a una fiesta, miras a tu alrededor, te paras un rato con una bebida en la mano y escuchas la conversación. ¿No te has sentido atraída a un grupo en particular en lugar de a otro grupo?

P: Sí, definitivamente.

R: Y luego Paula dice: “Me gusta este grupo más que otro grupo”. Entonces, ¿cómo ha sucedido eso? ¿Por qué Paula se siente inclinada a ir a un grupo en particular? Porque, mi respuesta es, lo que ella ve es aprobado por el condicionamiento.

P: ¿Pero y si hay una hermosa puesta de sol fuera de la ventana? ¿Sigue siendo eso una forma de condicionamiento? ¿Si me atrae algo hermoso?

R: Lo que crees que es hermoso es de acuerdo a tu condicionamiento. Puedes considerar que ver la puesta de sol es algo hermoso. Lo que otra persona considera hermoso, y se siente atraída, es porque el condicionamiento es diferente.

P: ¿Por qué hay condicionamiento entonces?

R: El condicionamiento se debe a la programación en el organismo cuerpo-mente. Cada ser humano es un individuo único, es un instrumento único o un ordenador, el ADN es único. Lo que quiero decir es que la ciencia acepta que el ADN en cada individuo es único. No hay dos cuerpos humanos con el mismo ADN. Por eso digo que Dios ha creado a cada ser humano como una criatura única, como un instrumento único.

P: ¿Entonces el condicionamiento es la forma en que esa persona ha sido formada?

R: Eso es correcto. Y la cuestión es, ¿por qué Dios ha creado a cada ser humano como un instrumento u ordenador único? Para que pueda funcionar a través de cada uno de los seis mil millones de instrumentos humanos y provocar tales acciones o eventos o sucesos como se supone que sucedan. El instrumento, debido al ego y al condicionamiento, piensa que es su acción. Pero mi punto es que, en cualquier momento, cualquier acción que ocurra a través de cualquier organismo cuerpo-mente es algo que se supone que tiene que ocurrir en ese momento y lugar a través de ese organismo cuerpo-mente particular, según la voluntad de Dios. O si a algunas personas no les gustan las palabras “voluntad de Dios”, de acuerdo con la ley cósmica.

En otras palabras, lo que estoy diciendo es que todas las acciones que ocurren a través de todos los organismos cuerpo-mente en cualquier momento es exactamente lo que se supone que debe ser, de acuerdo con la ley cósmica. Ningún ser humano hace nada, ese es mi punto básico. Todas las acciones a través de todos los seres humanos son sucesos o eventos, creados por Dios de acuerdo con la ley cósmica.

P: Los científicos creen que hay un gen espiritual.

R: Muy bien. Entonces, para que Paula esté interesada en la búsqueda espiritual, la programación en este organismo cuerpo-mente, los genes y el condicionamiento, es tal que este tipo de búsqueda puede ocurrir. Y hay miles de organismos cuerpo-mente, cuya programación simplemente evita que ocurra este tipo de búsqueda.

P: Entonces, desde el punto de vista de la Consciencia, no importa si eres un ignorante o estás despierto. ¿Es así como es?

R: Desde el punto de vista de la Consciencia, no hay un “tú” en absoluto, porque serías algo que existe aparte de la Consciencia, si realmente aceptamos que todo lo que hay es la Consciencia, todo lo que hay es la fuente, el Uno sin segundo, por el nombre que se llame.

P: Pero yo parezco existir.

R: Cierto, cierto. Pareces existir.

Todo lo que digo en cualquier momento es un concepto, no es la verdad. Entonces, si sigues escuchándome, aparecerá el pensamiento: “Me gusta lo que Ramesh tiene que decir, me da una sensación de libertad, pero ¿cómo puedo saber si es la verdad?” Por lo tanto, dejo perfectamente claro que todo lo que un sabio ha dicho en cualquier momento es un concepto, un concepto que es algo que algunos pueden aceptar y otros no. Puede ser atractivo para algunos intelectos, puede no ser atractivo para otros intelectos. Todo lo que cualquier escritura o religión haya dicho es un concepto y es por eso que tenemos guerras religiosas. Los conceptos de una religión no son aceptables para los conceptos de otra religión. Si todo lo que cualquiera ha dicho es un concepto, ¿existe tal cosa como la verdad que nadie puede negar? ¿Puede haber alguna verdad que nadie pueda negar? ¿Qué piensas, Paula?

Es difícil de encontrar, ¿no es así?, y sin embargo, ningún ser humano puede negar que existe. Yo soy. Yo soy. No como Paula sino Yo soy, independientemente del cuerpo, independientemente de cualquier cosa. Yo soy, que es la conciencia impersonal del ser. La conciencia impersonal del ser, que nadie puede negar, es la única verdad. Así que la Consciencia que no era consciente de sí misma, la Consciencia en reposo, se convirtió en la Consciencia en movimiento y, en ese momento, surgió la manifestación ― esta conciencia impersonal del ser, Yo soy. Entonces, este impersonal “Yo soy” se identificó con cada organismo cuerpo-mente y surgió el ego, el ego con un sentido de autoría personal. Usamos la palabra ego tan fácilmente. ¿Qué quieres decir con ego, Paula? ¿Alguna vez has pensado en ello? ¿Cuál sería tu respuesta?

P: ¿Identificación con un organismo cuerpo-mente?

R: ¿Solo identificación con el organismo cuerpo-mente? Cuando al hombre o a la mujer común se les llama por su nombre, él o ella responde, pero también lo hace el sabio. Si un sabio es llamado por su nombre, ya sea Jesucristo o Moisés o Ramana Maharshi o Mahoma, él respondería. Eso significa que, incluso en el caso del sabio, la identificación con una forma particular y un nombre particular debe estar ahí para que el organismo cuerpo-mente funcione. Entonces, ¿qué es lo que distingue al sabio del ser común?

P: ¿Cree que no es el hacedor?

R: Esa es la cuestión. Por lo tanto, lo que distingue al sabio del hombre común es el sentido de autoría personal en la identificación de ese nombre y forma en particular. Entonces, para mí, el ego es la identificación con un nombre y una forma particulares como una entidad separada.

P: Pero mientras crea que soy el hacedor, lo que Dios puso ahí en primer lugar, no importa si la verdad última es creer que no soy el hacedor porque estoy pensando de la manera en que Dios quiere que piense.

R: Eso es correcto.

P: Entonces es irrelevante si la verdad existe o no, o si el sabio existe o no. En mi propia experiencia, en mi propia programación, creo que soy el hacedor y así será hasta que cambie.

R: Entonces, en la programación de un número limitado de organismos cuerpo-mente, Dios ha creado este tipo de búsqueda espiritual. Lo que también estoy diciendo es que no hay ningún buscador de ningún tipo de búsqueda, ya sea que la búsqueda se haga por dinero, por fama, por poder, por Dios o por la verdad o como se llame.

Cuando esto se comprende realmente, que no hay ningún hacedor, ¿cómo puede haber orgullo o arrogancia? Cuando algo bueno sucede, la noticia de ello es la entrada y una sensación de placer surge tanto en un sabio como en un hombre común. ¿Dónde está la diferencia entonces? La diferencia es que para el hombre común, junto con la sensación de placer, es la enorme cantidad de orgullo. ¡La ambición de mi vida se ha cumplido! ¡Soy un premio Nobel! Al sabio le resultaría divertido que se lo considere un premio Nobel. Él sabe que no ha hecho nada. Entonces, en la mente ordinaria, el sentido del placer está acompañado por el orgullo y la arrogancia. En el caso de un sabio no hay orgullo ni arrogancia, incluso por algo bueno que haya sucedido.

Entonces sucede algo que no es tan agradable. La noticia viene de que una acción realizada por un organismo cuerpo-mente particular no es aceptable para la sociedad, por el motivo que sea ― esa es la entrada. Surge un sentimiento de arrepentimiento o pesar. En el caso del sabio, como en el caso de una persona común, surge un sentimiento de pesar y un deseo de que no haya ocurrido, pero la comprensión es que no es su acto, lo que ha sido desaprobado por la sociedad. Por lo tanto, puede haber un sentimiento de pesar, pero no habrá un sentimiento de culpa o vergüenza. ¿Por qué debería sentirme culpable o avergonzado si en el fondo sé que no es mi acción? Incluso si el resultado es un castigo, entonces acepto ese castigo.

Por lo tanto, básicamente lo que estoy diciendo, Paula, es que si por la gracia de Dios sucede la comprensión de que yo no soy el hacedor, de que nadie es el hacedor, entonces, no puedo tener orgullo ni arrogancia, ni culpa ni vergüenza, por todas las acciones que suceden en este organismo cuerpo-mente, ¿lo ves? Ahora bien, ¿qué pasa en la vida? Tengo que aceptar el placer o el dolor, la recompensa o el castigo ― ese es el precio que uno tiene que pagar por tener que vivir en este mundo, lo quieras o no. Pero lo que está ausente es el orgullo y la arrogancia, la culpa y la vergüenza. Entonces, si hay ausencia de orgullo y arrogancia, de culpa y vergüenza, ¿no dirías que te sientes cómoda contigo misma? Y si también aceptas que nadie más es el hacedor, entonces la acción que le suceda a algún otro organismo cuerpo-mente que te hiere ―incluso si esa otra persona quería herirte y es feliz de que te haya herido― no sabe lo que tú sabes. Él o ella no habría podido herirte si no fuera la voluntad de Dios según la ley cósmica. Entonces el dolor es aceptado como parte de tu destino o de la voluntad de Dios. Sabiendo que nadie puede herirte, no puede haber ningún sentido de malicia u odio. ¿A quién odiarás cuando sabes que nadie puede hacer nada? Nadie es el hacedor. Por lo tanto, ¿cómo puedes tener un sentimiento de malicia u odio, de celos o de envidia? Así que no sentir malicia, odio, celos o envidia por nadie en el mundo te hace sentir cómoda con los demás.

P: Ciertamente, mi vida no se trata de hacer acciones, sino de cómo me siento al hacerlas.

R: Esa es exactamente la cuestión. ¿Qué hemos estado buscando? No tener frustración. Ahí es donde empezamos. No tener frustración significa estar cómodo conmigo mismo y estar cómodo con los demás. Si sé que no soy el hacedor, entonces acepto lo que ocurra como parte de la ley cósmica, sin orgullo y arrogancia, sin culpa y vergüenza. Así que aceptar eso, sin orgullo ni arrogancia, culpa o vergüenza, significa que me siento cómodo conmigo mismo y, por lo tanto, me siento cómodo con los demás. ¡Y todo eso simplemente por aceptar que nada puede suceder a menos que sea la voluntad de Dios! Entonces, no hay frustración, me siento cómodo conmigo mismo, me siento cómodo con los demás, y todo debido a la propia aceptación de: “Hágase tu voluntad”. ¡E incluso esa aceptación solo puede suceder con la gracia de Dios! Y para que eso suceda, Dios ya ha creado la programación en ciertos organismos cuerpo-mente, que hará posible que eso tenga lugar en un momento u otro, cuando se supone que suceda. Esa es toda la enseñanza, Paula.

Advaita visión

Por favor puntúa este artículo