YOGA VASISHTHA: Sobre la irrealidad del mundo 4.67/5 (3)

Si  la  creación  fuera  real,  no  habría  ninguna  posibilidad  de  que  desapareciera  porque  hay  una  ley  inmutable  que  dice  que  lo  irreal  no  puede  convertirse  en  algo  real,  ni  lo  real  puede  dejar  de  ser  real.  Las  penitencias,  la  meditación  y  otras  prácticas  semejantes,  no  pueden  por  sí  solas  ser  causa  de  la  desaparición  del  universo  objetivo  ni,  en  consecuencia,  de  la  iluminación.  Mientras  persista  la  idea  de  creación,  ni  siquiera  es  posible  la  contemplación  del  ser,  que  se  llama  samádhi,  en  el  que  se  detiene  todo  movimiento  del  pensamiento  (nirvikalpa  samádhi).  Y  aunque  fuera  posible,  en  el  momento  de  volver  de  dicho  samádhi,  la  creación  aparecería  de  nuevo  en  la  mente  con  su  carga  de  sufrimiento  incontenible.  El  movimiento  del  pensamiento  es  el  que  produce  la  idea  de  un  universo  creado”.

Como  el  aceite  es  la  esencia  de  la  semilla  y  el  aroma  la  esencia  de  las  flores,  la  facultad  de  percibir  objetivamente  es  la  misma  esencia  del  perceptor.

Del  mismo  modo  que  los  objetos  soñados  sólo  son  experienciados  por  el  que  sueña,  los  objetos  de  la  percepción  sólo  son  experimentados  por  el  perceptor.

Como  un  tallo  brota  de  una  semilla  y  crece  hasta  convertirse  en  un  árbol  frondoso,  la  percepción  de  objetos  se  manifiesta  en  el  perceptor  acompañada  de  la  idea  de  creación  y  crece  sin  cesar  hasta  convertirse  en  mundo.

Pero  debes  tener  bien  presente  que  lo  mismo  que  una  pulsera  de  oro  en  realidad  sólo  es  oro,  la  naturaleza  de  todo  lo  creado  y  su  potencialidad  de  creación  futura  son  inherentes  al  creador.

La  mente  no  es  diferente  del  ser  infinito,  ni  tiene  una  existencia  separada  e  independiente  de  ese  ser.  Del  mismo  modo  que  un  espejismo  nos  parece  un  río  o  un  lago  verdadero,  esta  creación  nos  parece  completamente  real.  Y  mientras  uno  se  agarra  a  la  noción  de  la  realidad  del  tú  y  del  yo,  no  puede  haber  liberación  alguna.

El  creador  tiene,  pues,  una  doble  naturaleza:  por  un  lado  es  conciencia  y  por  otro  pensamiento.  La  conciencia  es  pura,  el  pensamiento  sólo  es  una  confusión  producto  del  reflejo  de  la  conciencia  sobre  sí  misma.  

Por  esa  razón  el  creador  parece  existir  aunque  no  existe  realmente.  Sólo  es  el  pensamiento  que  mantiene  el  universo  entero  como  si  fuera  algo  realmente  creado,  y  cada  idea  que  surge  en  esta  inteligencia  inicial,  toma  inmediatamente  una  forma  substancial.  Aunque  todas  estas  formas  sólo  poseen  la  naturaleza  del  pensamiento,  a  causa  de  que  el  creador  se  olvida  de  su  propia  naturaleza,  esos  pensamientos  quedan  congelados  como  formas  físicas  existentes,  del  mismo  modo  que  los  duendes,  que  carecen  de  forma  substancial,  pueden  ser  vistos  en  la  alucinación  del  que  los  piensa.

El  creador  es  el  divino  poder  de  la  conciencia,  que  es  la  voluntad,  la  forma  espiritual  de  la  mente  y  la  única  causa  de  los  tres  mundos  3.  Pero  olvidando  su  naturaleza  inmaterial,  meramente  mental,  asume  un  cuerpo  material  y  da  comienzo  a  la  creación.  Es  la  transformación  de  lo  incognoscible  (nirguna)  en  cognoscible  (saguna),  la  verdadera  causa  del  universo,  que  no  es  real  sino  imaginada,  asumida  por  aquel  radical  olvido  de  su  naturaleza  puramente  mental.

El  ser  revestido  de  un  cuerpo  mental  se  conoce  como  mente,  y  produce  el  cuerpo  físico  material.  Ignorancia,  samsára,  sustancia  mental,  esclavitud,  impureza,  oscuridad  e  inercia,  son  términos  sinónimos.  La  mente  sólo  es  lo  pensado,  no  existe  nada  más  que  lo  pensado.

Este  universo  no  es  diferente  a  la  conciencia  que  habita  en  cada  átomo,  del  mismo  modo  que  una  joya  no  es  esencialmente  distinta  del  oro  con  que  está  fabricada.  Como  la  joya  ya  existe  potencialmente  en  el  oro,  el  objeto  existe  potencialmente  en  el  sujeto.

Cuando  la  noción  de  objetividad  es  firmemente  rechazada  y  superada  desde  el  sujeto,  la  conciencia  aparece  sola,  despojada  de  su  aparente  objetividad  potencial.  Cuando  se  comprende  y  se  realiza  esto,  los  errores  como  la  atracción  y  la  repulsión,  el  amor  y  el  odio,  cesan  en  el  propio  corazón,  al  igual  que  las  erróneas  nociones  de  mundo,  tú,  yo,  etc..  Cuando  cesa  incluso  la  tendencia  a  objetivar,  eso  es  la  liberación.

En  realidad  no  existe  ningún  universo  objetivo,  ni  el  sujeto  que  lo  percibe,  ni  la  propia  percepción  que  aparentemente  los  relaciona,  como  no  existe  el  vacío  ni  la  materia.  Lo  único  que  existe  es  la  conciencia  cósmica  (Chit).  En  ella  está  la  mente  que  hace  aparecer  la  diversidad  de  pensamientos  y  acciones,  y  sugiere  al  mismo  tiempo  la  noción  de  esclavitud  y  el  deseo  de  liberación.

Por favor puntúa este artículo