Abstente del Análisis y la Crítica de Otros Caminos 5/5 (1)

El camino que esco­ges es el camino de la cualidad de tu alma. Otros pueden elegir otros caminos según la cualidad de su alma. Algunos pueden seguir el camino de la voluntad. Otros pueden seguir el camino del amor y la síntesis. Todavía otros pueden seguir el cami­no del servicio y el sacrificio. Y otros pueden se­guir el camino de la devoción. Igualmente, hay caminos de ritualismo, de  penitencia. También hay un camino de la negación de lo que no es el ser. Las almas son libres de se­guir el camino de su elección. También pueden elegir cambiar de uno a otro hasta un punto, hasta que encuentran lo conveniente para cada uno. Cuando uno elige estar en un camino hacia la ver­dad, debería perseverar en él. Es mejor centrarse en el propio camino elegido que abusar del análisis y la crítica de los otros caminos. Esta actividad es una desviación de nuestro propio camino. Pre­ocúpate de tus cosas. No metas la nariz en las de los demás.

 

No Juzgar

La gente vive en vano analizando los caminos de los otros y formándose opiniones. Viven en el mundo de las opiniones. Consecuentemente, pier­den el rumbo de su propio camino. Tomar parte en temas colaterales es distraernos. Formarse opinio­nes a través del análisis y hacer juicios es de natura­leza criminal. “No juzgues” es el dictado. Esto debe seguirse. Uno haría bien en permanecer en silencio cuando discrepa de los demás. Uno haría bien en permanecer en silencio cuando los otros expresan sus opiniones y análisis.

La tendencia humana siempre juzga lo bueno y lo malo. Las personas que lo hacen inconsciente­mente dividen su consciencia en dos partes. La división es contraria al Yoga. El Yoga es el estado de consciencia continua simultáneamente en todos los planos. La consciencia es una. No sufre divi­sión. La división ocurre en las mentes ignorantes. Los sabios no dividen. Los sabios no juzgan. Los sabios son inclusivos y no exclusivos. La conscien­cia Una que lo llena todo está tanto en un Iniciado como en un idiota. La diferencia es que en un Ini­ciado la consciencia está en orden y en un idiota está en desorden.

Hay personas que tienen una conciencia agresiva. Hay millones y mi­llones de personas en las cuales la consciencia está en desorden. Pero es sólo una consciencia en todos. Los estudiantes que ven el juego de la consciencia no caen en formarse opiniones o juzgar. Cuando ven la salida del sol, disfrutan de la consciencia, pero no dicen, “Es bonito”. Ya era bonito. Dicién­dolo no contribuimos a su belleza. Pero el instinto humano está acostumbrado a decir algo. En cierta manera somos así. Tenemos el impulso de hablar, el impulso de opinar y el impulso de juzgar. Es de desear que evitemos los tres impulsos.

 

Formarse opiniones sin saber toda la verdad es peligroso. Puede llevar a actos criminales. Vivir en las opiniones sobre los demás se ve como me­diocridad. Vivir en pensamientos nobles se ve como la plataforma para el crecimiento. Si estás lleno de opiniones de lo bueno y lo malo sobre las personas, los lugares y los acontecimientos, vives de una forma innoble.

Por la razón anterior se dice que el silencio es dorado. Pitágoras sugería tres años de silencio para las cuerdas vocales. También daba prácticas para silenciar el habla a los niveles mental y emocional. Insistía mucho en el habla correcta, el pensamiento correcto y la acción correcta. Las conversaciones críticas, las conversaciones que juzgan, las conversa­ciones que opinan, las conversaciones manipulado­ras, las conversaciones negativas van en contra del progreso del estudiante. Muy pocos saben cómo hablar. Hablar la palabra correcta, hablar con el tono correcto y extender la luz a través del habla, todo esto constituye el camino de la Verdad.

El hombre moderno también tiene el instinto de discutir. La discusión muchas veces lleva a la pérdida del estado de comodidad. Demasiada discusión des­vía a las personas de lo que están haciendo. Se van por las ramas. No van a lo importante. En lugar de discutir, criticar, analizar, opinar y juzgar uno haría bien en reflexionar, considerar y contemplar la información recibida.

Parvathi Kumar

Por favor puntúa este artículo