Calendario de Sabiduría……….. 25 de Febrero

Rezar es aceptar y recordar las leyes del ser infinito, Dios, y calibrar todos tus actos, pasados, presentes y futuros, enfundan de Sus leyes.

Antes de empezar a rezar, pregúntate si en ese momento eres capaz de concentrarte. De lo contrario, no reces.

Los que convierten la oración en una costumbre, no rezan con sinceridad. El Talmud.

Si pides ayuda a Dios, después aprenderás a encontrarla en ti. Él no nos cambia, sino que nosotros cambiamos cuando nos acercamos más a Él. Todos le piden cosas, como si fuera su deber ayudarnos, pero al final acudimos a nuestros propios recursos. Jean-Jacques Rousseau.

Se sabe desde la antigüedad que la oración es una necesidad humana.

La gente utiliza distintos rituales durante la oración, tonos especiales en circunstancias especiales, en lugares especiales, en la forma que envían su mensaje a Dios y le piden que sea bondadoso.

Pero adoptemos una constante: durante una oración, olvídate de las cosas terrenales y dirígete a la parte divina de tu alma. Utiliza esta parte divina para comunicarte con aquello de lo que forma parte, y cuando te sientas cerca de Dios, entrégale tu alma y exprésale todos tus deseos y acciones. La oración no surge en función de las exigencias mundanas, sino de la parte divina de tu alma.

León Tolstoi

EN UNA CASCARA DE HUEVO

Cuando  lográis  salir  de  vuestro  condiciona  miento,  sois  hombres  libres,  sois sencillamente un ser humano. ¡Y esa es la verdadera libertad! Entonces no lleváis una corteza a vuestro alrededor. La cápsula se ha roto.

Cuando el pájaro está en el huevo, no puede volar… v esa es la situación. Cuando un hombre es hindú, alemán, inglés o estadounidense, está en una cáscara de huevo. No puede volar, no puede desplegar las alas, no puede emplear esa tremenda libertad que pone a nuestra disposición la existencia.

Hay  una  capa  de  condicionamiento  sobre  otra.  Uno  está  condicionado  como  alemán, como cristiano, y así sucesivamente. Uno está condicionado como hombre y como mujer. No hablo   de   la   diferencia   biológica…   esta   es   correcta,   no   tiene   nada   que   ver   con   el condicionamiento;  pero  el  hombre  está  condicionado  como  un  hombre.  Continuamente recordáis que sois un hombre, que no sois una mujer, que tenéis que comportaron como un hombre… que no debéis llorar, que no tenéis que permitir las lágrimas, que eso es femenino, que no se espera de vosotros. Eso es un condicionamiento, una corteza a vuestro alrededor.

Un  hombre  verdaderamente  libre  no  es  hombre  ni  mujer…  no  es  que  desaparezca  la diferencia  biológica,  lo  que  desaparece  es  la  diferencia  psicológica.  Un  hombre  libre  no  es negro ni blanco; no es que el negro se vuelva blanco ni el blanco negro: la piel sigue como estaba antes, pero el color psicológico ya no está.

Cuando  todas  estas  cosas  se  desprenden,  os  quedáis  sin  cargas.  Camináis  treinta centímetros por encima de la tierra; la gravitación va no funciona para vosotros. Podéis abrir las alas v volar en cualquier momento, no hay limitación.

Osho

Por favor puntúa este artículo