Calendario de Sabiduría……….. 26 de Febrero

Después de una larga conversación, para e intenta recordar sobre qué versaba. No te sorprendas si descubres que algunas cosas, en ocasiones toda la conversación, eran absurdas, vacías, triviales y, a veces, incluso malvadas.

Una persona estúpida debería estar siempre callada, pero si fuera consciente de esto, no sería estúpida. Muslih-ud-din Saadi.

Habla sólo cuando tus palabras sean mejor que tu silencio. Proverbio árabe.

Por cada vez que te arrepientas de no haber dicho nada, te arrepentirás cien veces de que no guardaste silencio.

La gente bondadosa nunca interviene en discusiones, y aquellos que gustan de las discusiones no son bondadosos. Las palabras sinceras no siempre son agradables, y las palabras agradables no son necesariamente sinceras. Lao-Tsé.

Si quieres ser una persona inteligente, has de aprender a hacer preguntas claras, a escuchar con atención, a contestar con serenidad y a dejar de hablar cuando no haya nada más que decir.

La gente cuya única motivación es ofrecer algo original dice muchas estupideces. Voltaire.

Si tienes tiempo de pensar antes de hablar, piensa, ¿es necesario hablar? ¿Perjudicará a alguien lo que voy a decir?

León Tolstoi

DEJAD A DIOS FUERA

¿Habéis oído la famosa historia del mulá Nasruddin?

El mulá había ahorrado para comprarse una camisa nueva. Lleno de entusiasmo fue a

una sastrería. El sastre le tomó las medidas v dijo: «Vuelva dentro de una semana, y, si Alá lo permite, su camisa estará lista».

El mula se contuvo durante una semana y entonces regresó a la tienda. «Ha habido un retraso, pero, si Alá lo permite, su camisa estará lista mañana.»

Al día siguiente, Nasruddin volvió. «Lo siento», dijo el sastre, «pero no está del todo terminada. Pruebe mañana, y, si Alá lo permite, estará lista». «¿Cuánto tiempo tardará si deja

a Alá fuera de esto?», preguntó un exasperado Nasruddin.

Así que es mejor dejar a Dios fuera. Por lo general, siempre que desconocemos algo, decimos: «¡Solo Dios lo sabe!». De hecho, para ocultar que no lo sabemos, decimos: «¡Solo Dios lo sabe!». Es mejor reconocer: «No lo sé», porque en cuanto decís: «Solo Dios lo sabe»,

la ignorancia adquiere el disfraz del conocimiento… Algo muy peligroso.

Osho

Por favor puntúa este artículo