La auténtica prueba de la autorrealización es un estado constante de gratitud.

Byron Katie

Por favor puntúa este artículo