La curiosa paradoja es que cuando me acepto tal como soy, entonces, puedo cambiar

Carl Rogers