No puedes recorrer el sendero antes que el sendero seas tú mismo

Blavatski