¡Ojalá tuviera yo un centinela en la boca y un sello de discreción en los labios, para que éstos no me hagan caer, ni la lengua sea mi perdición!

Eclesiástico 22:27