La Hormiga y el Ciempiés 5/5 (1)

Una vez iba un ciempiés caminando alegremente por el medio de un bosque cuando se encontró a una hormiga. La hormiga, al tiempo que contemplaba al ciempiés, le preguntó:

-oye, ciempiés. Cómo haces para no equivocarte al andar con tantas patas? Cómo consigues que todas esa maquinaria funcione a la perfección sin tropezarte? Cómo sabes qué pie tienes que mover en cada momento para no liarte?

 El ciempiés quedó un momento pensativo pero enseguida contestó:

-Es muy sencillo amiga hormiga, Primero adelanto el pie izquierdo…no, espera un momento…es el derecho. O no? en realidad adelanto las dos primeras patas derechas para luego…espera que no era así…-De este modo el ciempiés se quedó completamente bloqueado sin saber siquiera como seguir su camino.

 

Reflexión

El análisis mental innecesario e insustancial bloquea el vivir con naturalidad.
Aquellos que con prepotencia pueden discutir a mano alzada de cómo pone los huevos las tortugas de las islas Fiji demostrando su saber inútil y extravagante difícilmente serán sencillos una vez en su vida.

Por favor puntúa este artículo