Tu, ladrón, seras mi maestro 5/5 (1)

Era un buscador de la Verdad. Había emprendido una larga pere­grinación, tras muchos años de indagar en la Realidad Suprema y de someterse a un arduo trabajo espiritual. A pesar de sus regula­res ejercitaciones y de la práctica asidua de la meditación, tenía ocasión de comprobar, desanimado, hasta qué punto su mente era indócil y se negaba a obedecerle. Pero cierto día, al pasar por un pueblo, pudo contemplar a un ladrón que estaba desvalijando una casa. El ladrón permanecía sumamente concentrado, como si la vida le fuera en ello. Entonces el peregrino se aproximó a él y le dijo:

-Amigo mío, te nombro mi maestro.

-¿Cómo? -exclamó sumamente sorprendido el ladrón.

-Sí, buen hombre, tú te convertirás en mi maestro de concen­tración y yo, en tu maestro de virtud. Con concentración y virtud ambos hallaremos la sabiduría que nos procurará la perla de la paz interior.

 

Comentario

 ¿No es cierto que toda fuerza unificada gana en penetración y eficacia? La luz, el agua, el calor… y, por supuesto, la mente.

Pero si por algo se caracteriza la mente es por su contumaz dis­persión. La mayoría de las veces, donde está nuestro cuerpo no está nuestra mente. Siempre se halla en el tiempo y en el espacio, pero se resiste a concentrarse y permanecer en el «aquí y ahora», a pe­sar de que el presente inmediato es la vida, pues como dijera Buda, «el pasado es un sueño; el futuro, un espejismo, y el presente, una nube que pasa». La mente se resiste y escapa de la realidad inme­diata. Enredada en pensamientos que la arrastran como el viento a las nubes, no cesa de divagar. Ya uno de los más antiguos adagios reza: «Como está en la naturaleza del fuego quemar, está en la de la mente dispersarse». Se la ha comparado por ello con un mono loco saltando de rama en rama o con un elefante ebrio y furioso.

La mente pierde gran parte de su vitalidad y frescura enredán­dose en memorias y fantasías. Ni un minuto puede estar concen­trada y así pierde mucha energía y permite que la aneguen las aflic­ciones y las preocupaciones. Pero como la mente es la precursora de todos los estados, es preciso ejercitada para que aprenda a ser unidireccional cuando sea necesario. Es una disciplina que condu­ce al equilibrio y al sosiego, activa la conciencia y desarrolla armó­nicamente la atención.

¿Cómo desarrollar la concentración, esa magnífica concentra­ción del ladrón cuando roba? Estando más atento a lo que se pien­sa, se dice o se hace. Estriba en vaciarse de todo para saturarse de aquello a lo que decidimos estar atentos: un amanecer, una caricia, el aroma de una flor, preparar una ensalada o dar un paseo. La mente se abre al momento, fluidamente, sin resistencias, dejando fuera de su campo todo lo que no es el objeto de su atención. Se requiere prestancia y diligencia. Sin embargo, la concentración por sí sola no es suficiente. Es una energía poderosa, pero puede utili­zarse perversamente, ya sea para robar, denigrar, explotar o de cualquier otro modo poco laudable. Por eso tiene que asociarse a la virtud o ética genuina, que no estriba en otra cosa que en poner los medios para que los otros seres sean felices y evitarles cualquier sufrimiento, en suma, lo que cada uno quiere para sí. La virtud y la concentración, es decir, la ética y la ejercitación de la atención, van haciendo posible que emerja la visión clara y lúcida, o sea, la sabiduría.

Cuando la mente está atenta, la vida se capta en cada instante. La vida no es lo que fue o será, sino lo que es. Sólo una mente muy receptiva, y por tanto meditativa, puede percibir cada momento y abrirse a él. El pensamiento forma parte de la vida y ocupa un lu­gar en la misma, pero no es la vida y, además, es por completo in­suficiente. A menudo el pensamiento se ha desarrollado de tal modo y sin control, que usurpa el lugar de la realidad y la perso­na piensa pero no vive. Vivamos la vida con atención en lugar de dejar que ella mecánicamente nos viva. Asimismo la atención nos ayuda a descubrir, conocer y examinar los estados de la mente, y esa labor es un gran antídoto contra la confusión, el sopor psíqui­co y la neurosis.

La serenidad es como un maravilloso pimpollo que se va abrien­do cuando nos instalamos en la virtud y la concentración. La vir­tud nos protege contra todo sentimiento de culpabilidad y nos in­vita a pensar, hablar y proceder más amorosamente, lo que nos hará sentimos mucho mejor. La concentración o alerta mental nos enseña a disponer de nuestra mente en lugar de que ella dis­ponga de nosotros, a pensar en lugar de ser siempre pensados por los pensamientos, a procurarle a cada momento o situación su peso específico, sin innecesarias urgencias o prisas neurasténicas, sa­biendo ralentizar y apaciguamos, comprendiendo que la vida no es tan sólo un enajenante ir y venir que finaliza con un día irnos sin volver.

Concentrados, con mente abierta y meditativa, fluyendo con los acontecimientos de la vida, vivimos el presente. Unas veces es pla­centero y otras, doloroso; unas, dulce y otras, amargo, pero es la vida deslizándose a cada momento. La mente, concentrada; el áni­mo, sereno; la actitud, compasiva. Si el ser humano gozara de con­centración, serenidad y compasión, este mundo sería un paraíso.

Ramiro Calle: El libro de la serenidad

Por favor puntúa este artículo