Un instante de conciencia fue suficiente para salvar vidas