¿Y tú cuánto cuestas?

¿Qué me deja este documental? Creo que, la sensación de ser manipulado, aunque no lo desee. Y es que, ¿no lo han pensado? ¡Nos están haciendo adictos a la publicidad y crean en nosotros necesidades que no tenemos!

Como mencionan en la película, el ser humano se está convirtiendo en un producto diseñado para consumir otros productos. ¿Cuántos comerciales hemos visto en toda nuestra vida? ¿Que día no hemos visto, aunque sea, un poco de publicidad?

Por donde quiera que vayamos, las empresas se están haciendo eco. Ahora, inclusive, hasta en la educación. ¿O creen que la campaña de redondeo la hacen sin aprovechar el mercado potencial en todos esos niños, que algún día tendrán poder adquisitivo? Y lo peor de todo… ¡lo hacen con nuestro dinero!

Es una de los documentales que hay que ver por lo menos dos veces, para digerir completamente la información que nos provee.

 

Por favor puntúa este artículo