Brahma, la conciencia y la creación 5/5 (1)

Voy  a  explicarte  una  vez  más  cómo  surge  el  creador  Brahma  en  la  conciencia  infinita,  para  que  puedas  ver  cómo  se  manifiesta  la  multiplicidad  de  seres  en  esa  conciencia.  

La  conciencia  infinita  está  fuera  del  tiempo  y  del  espacio  y  no  está  sujeta  a  la  causalidad,  pero  asume  todo  eso  como  un  juego.  En  ese  momento  la  persona  cósmica  (Brahma)  comienza  a  existir;  esta  persona  cósmica  es  también  la  mente  cósmica  y  la  vida  cósmica.

Esta  persona  cósmica  quiere  escuchar  sonidos,  y  aparece  el  ákásha,  cuyo  carácter  específico  es  la  transmisión  del  sonido.  Luego  desea  sentir  el  tacto,  y  el  aire  es  creado.  Cuando  desea  ver,  la  persona  cósmica  crea  el  fuego  y  este  fuego  se  despliega  en  numerosas  fuentes  de  luz.  Cuando  desea  sentir  el  gusto  como  la  frialdad  contraria  al  fuego,  el  agua  comienza  a  existir.  Y  finalmente  por  su  sim  ple  deseo  de  oler,  aparece  la  tierra  con  su  facultad  de  olfato.

La  persona  cósmica  dotada  de  estas  facultades  es  todavía  extremadamente  sutil  e  indivisa.  Pero  abandona  esa  unidad  y  se  percibe  como  infinitos  puntos  en  el  espacio.  Cuando  se  piensa  a  sí  misma  como  si  fuera  cada  uno  de  esos  puntos,  surge  el  sentimiento  del  ego  o  ahamkára.  Este  ego  posee  una  inteligencia  aparente  en  su  interior  y,  con  ayuda  de  los  cinco  elementos  cósmicos,  concibe  el  cuerpo  como  suyo.  Cuando  imagina  (ve)  un  cuerpo  de  forma  física  y  material,  se  transforma  en  ese  cuerpo.

Esta  persona  cósmica  es  Brahmá,  que  parece  crear  todos  estos  seres  y  protegerlos.  En  un  principio  surgió  en  la  conciencia  infinita,  pero  desbordado  aparentemente  por  sus  autolimitaciones  y  olvidando  su  verdadera  naturaleza,  como  en  un  sueño  fetal,  se  identifica  a  sí  mismo  con  el  cuerpo  mantenido  por  la  fuerza  vital  o  prána  y  compuesto  de  substancias  materiales.  Cuando  comienza  a  preguntarse  sobre  su  origen,  su  verdadera  naturaleza  se  le revela,  y  se  libera  de  todas  aquellas  imaginadas  autolimitaciones.

Aunque  este  universo  parece  existir,  no  existe  como  algo  real,  pues  sólo  es  la  reflexión  de  la  conciencia  infinita  que  es  la  única  realidad.

 La  creación  aparece  en  ella  como  un  sueño,  pero  la  realidad  sobre  la  que  aparece  es  lo  único  verdaderamente  real,  el  infinito  vacío.  Ves  el  mundo  porque  los  ojos  y  los  otros  sentidos  así  lo  perciben,  y  piensas  o  crees  que  existe  porque  tu  mente  lo  piensa  así.  Pero  es  la  mente  la  que  ha  producido  ese  cuerpo  y  este  mundo  como  su  propia  morada.

Todos  los  poderes  inherentes  a  la  mente  por  los  que  ese  mundo  ha  comenzado  a  existir  se  fundan  en  la  conciencia  misma.  Por  eso  han  declarado  los  sabios  que  la  conciencia  es  omnipotente.  Todos  los  dioses,  demonios  y  seres  humanos  han  sido  producidos  en  su  totalidad  por  la  mente  y  cuando  la  mente  deja  de  creer  en  esas  nociones,  ellos  dejan  de  existir  como  una  lámpara  a  la  que  se  priva  de  combustible.

Los  sabios  que  saben  que  todos  los  objetos  del  mundo  son  irreales,  no  los  consideran  objetos  de  placer  dignos  de  ser  perseguidos.

El  que  corre  detrás  de  los  objetos  creados  por  su  mente,  corre  hacia  su  propia  ruina.  Este  mundo  ilusorio  ha  comenzado  a  existir  a  causa  del  deseo  y  sólo  puede  cesar  cuando  el  deseo  deja  de  actuar  y  no  cuando  te  enfrentas  contra  él  o  lo  detestas.

Y  cuando  es  te  mundo  aparente  se  disuelve,  nada  ha  sido  destruido  realmente.  Cuando  se  desvanece  una  imagen  irreal,  ¿qué  se  ha  perdido?.  Si  es  absolutamente  irreal  ¿cómo  puede  ser  destruida?.  ¿Por  qué  hemos  de  sufrir  por  una  pérdida  irreal?.  Porque  si  pensamos  que  es  real  nadie  podría  destruirla  o  hacerla  irreal:  Desde  este  punto  de  vista  este  mundo  no  es  otra  cosa  que  Brahmán,  la  verdad  eterna,  y  en  tal  caso,  tampoco  hay  ninguna  necesidad  de  sufrir  por  ello.

Por  otro  lado,  si  lo  irreal  no  puede  crecer  ni  multiplicarse,  ¿de  qué  hemos  de  congratulamos?.  ¿Qué  podemos  desear  entonces?.  Si  todo  es  la  conciencia  infinita,  ¿a  qué  debemos  renunciar?.

Lo  que  no  existe  en  un  principio  y  finalmente  va  a  dejar  de  existir,  tampoco  es  real  en  el  intervalo  presente.  Lo  que  existe  en  el  principio  y  al  final,  es  lo  único  real  en  este  momento.  

Date  cuenta  de  que  todo  es  irreal,  incluso  tú  mismo,  y  no  sufrirás  ningún  dolor,  o  piensa  por  el  contrario  que  todo  es  real,  incluso  tú  mismo,  y  el  sufrimiento  tampoco  te  afectará  en  absoluto.

Yoga Vasishtha

Por favor puntúa este artículo